Mes: junio 2018

Medicina En Gotas

Maria Santa es luz que increpa la oscuridad, maternidad que ensalsa al no nacido, victoriosa porque fue ascendida al cielo, por ello, ni Dios obligó a María a ser la Madre de Dios. El Señor ni declara ni decreta pero si impone la libertad, para que le amemos.

 

Hechos10,31

”y me dijo: “Cornelio, tu oración ha sido oída y se han recordado tus limosnas ante Dios.”
(HCh.10,31)

Respuestas a objeciones protestantes.

  • Liturgia<📖> Apologética
  • De la Liturgia de la Palabra.
  • XII Sem. T. Ordinario
  • Fecha: 30 de Junio de 2018
  • Comentario: Hoy la Liturgia de la Palabra nos brinda respuesta a tres objeciones que el protestantismo hace a la Iglesia Católica:

Dicen que el libro de Macabeos no es inspirado por Dios.

Sin embargo, la oración de dolor y súplica a Dios que leemos en el Salmo 74 se debe a hechos narrados en los dos libros de los Macabeos; de modo, que un Protestante, por estar usando una Biblia incompleta, difícilmente podrá entender este Salmo. El católico, en cambio, sí.

Dicen que a las imágenes de los católicos hay que destruirlas:

El mismo Salmo 74, del que ya hicimos comentario, recoge una súplica llena de dolor pidiendo a Dios justicia y perdón, porque los paganos arruinaron y profanaron el Templo y, entre todos los daños causados, destruyeron las esculturas que allí estaban construidas. Dice el Salmista: “Con martillos y mazas, destrozaron las esculturas; prendieron fuego a tu santuario…” (Sal 74, 6). Cabe recordar que por tan sólo haber tocado la imagen del arca Dios le ocasionó la muerte al soldado Uzzá mientras la llevaban en procesión (cf. 2Sam 6, 6-7). Elevemos a Dios nuestras súplicas, como la del Salmo 74, por aquellos de ojos vendados que se hacen llamar ‘cristianos’ y ‘evangélicos’, pero que no soportan ver una imagen cristiana porque la miran con ira, blasfeman contra ella y no pocos la queman y destrozan. De ellos dice San Pablo: ‘se sienten orgullosos de lo que deberían avergonzarse’ (Flp 3, 18-19).

Dicen que los sacerdotes deben casarse porque Pedro tenía esposa.

Cierto es que Pedro tenía esposa, y lo vemos en el Evangelio de hoy: “Jesús fue a casa de Pedro; allí encontró a la suegra de éste en cama, con fiebre. Jesús le tocó la mano y se le pasó la fiebre. Ella se levantó y comenzó a atenderle.” (Mt 7, 14-15). Igual que hacen con el resto de sus doctrinas; en este caso, sacan con pinza un texto bíblico, mientras ignoran o anulan el resto de la Palabra de Dios. No dicen que Pedro dejó su esposa para seguir a Cristo y que eso está en la Biblia: ”En ese momento Pedro dijo: “Ya ves que nosotros hemos dejado todo lo que teníamos y te hemos seguido” (Lc 18, 28). Y luego Jesús dijo lo siguiente ante sus apóstoles y todos aquellos que dejan todo para seguirle: “Yo les aseguro que ninguno dejará casa, ESPOSA, hermanos, padre o hijos a causa del Reino de Dios sin que reciba mucho más en el tiempo presente y, en el mundo venidero, la vida eterna.” (Lc 18, 29-30)

Leer también: Mt 19, 10; 1Cor 7, 6-8; 32-34.

Preguntas para compartir:

1.- ¿Qué sientes ante las personas que a nombre de Cristo rompen imágenes de Cristo?

2.- ¿Crees realmente que los sacerdotes y las religiosas vivirían mejor su ministerio y su vocación si se casaran?

Elaborada por:
Pbro. Héctor Pernía, mfc

 

Santos Protomártires De La Iglesia Romana

Tanto el historiador pagano Tácito, en su obran Annales, como el Papa Clemente, en su Carta a los Corintios, testifican que muchos cristianos sufrieron martirio en medio de indecibles tormentos con la persecución desencadenada por el emperador Nerón después del incendio de Roma, en el año 64.

Algunos de ellos fueron quemados como antorchas humanas en los banquetes nocturnos, otros crucificados o echados como alimento de animales salvajes. Estos mártires murieron antes que San Pablo y San Pedro y son llamados “Los discípulos de los Apóstoles”.

Fuentes: https://www.aciprensa.com/recursos/santos-protomartires-de-la-iglesia-romana-2687

Fecha:Sábado, 30 de junio de 2018.

.

El Evangelio de hoy: 30 junio 2018


12ª Semana Tiempo Ordinario

 

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 8,5-17

Al entrar en Cafarnaún, un centurión romano se le acercó para hacerle un ruego. Le dijo: “Señor, mi asistente está en casa enfermo, paralítico, sufriendo terribles dolores”. Jesús le respondió: “Iré a sanarlo”. “Señor -le contestó el centurión-, yo no merezco que entres en mi casa. Basta que des la orden y mi asistente quedará sanado.

Porque yo mismo estoy bajo órdenes superiores, y a la vez tengo soldados bajo mi mando. Cuando a uno de ellos le digo que vaya, va; cuando a otro le digo que venga, viene; y cuando ordeno a mi criado que haga algo, lo hace”. Al oír esto, Jesús se quedó admirado y dijo a los que le seguían: “Os aseguro que no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe como este hombre.

Y os digo que muchos vendrán de oriente y de occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; en cambio, los que deberían estar en el reino serán arrojados a la oscuridad de fuera. Allí llorarán y les rechinarán los dientes”. Luego Jesús dijo al centurión: “Vete a tu casa y que se haga tal como has creído”.

En aquel mismo momento, el criado quedó sanado. Jesús fue a casa de Pedro, donde encontró a la suegra de éste en cama, con fiebre. Le tocó Jesús la mano y la fiebre desapareció. Luego se levantó y se puso a atenderlos. Al anochecer llevaron a Jesús muchas personas endemoniadas.

Con una sola palabra expulsó a los espíritus malos, y también curó a todos los enfermos. Esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el profeta Isaías: “Él tomó nuestras debilidades y cargó con nuestras enfermedades”.”

📖  Palabra del Señor.

San Pedro y San Pablo, 29 de Junio

Vida de SantoSAN PEDRO Y SAN PABLO

Apóstoles, testigos de Jesús. Se dice que son las dos columnas del edificio de la fe cristiana. Pedro pidió ser crucificado de cabeza. Treinta y siete años duró su seguimiento fiel a Jesús. Fue sepultado en la Colina Vaticana, Ahí se construyó la Basílica de San Pedro, centro de la cristiandad, escribió dos cartas o epístolas. Pablo es el más grande apóstol de la Iglesia, llevó el Evangelio a todos los hombres, no sólo al pueblo judío. Realizó cuatro viajes apostólicos creo nuevas comunidades cristianas. Escribió catorce cartas o epístolas que forman parte de la Sagrada Escritura. Fue martirizado en Roma, le cortaron la cabeza con una espada pues, era ciudadano romano. Los cadáveres de San Pedro y San Pablo estuvieron sepultados juntos por unas décadas, en 1915 se encontraron las tumbas y se les devolvieron a sus sepulturas originales. Esta fiesta doble ha sido conmemorada el 29 de Junio desde entonces.

El sentido de tener una fiesta es recordar lo que estos dos grandes santos hicieron, aprender de su ejemplo y pedirles en este día especialmente su intercesión por nosotros.

Fuente: http://es.catholic.net/op/articulos/32203/pedro-y-pablo-santos.html

Una Sola Fe (Ef.4,5)

Una Sola Fe (Ef.4,5)
Al pasar su cuerpo y su sangre a nuestros miembros, nos convertimos en portadores de Cristo. Y como dice el bienaventurado Pedro, nos hacemos partícipes de la naturaleza divina.

Autor: San Cirilo de Jerusalén, 315 – 386 d. C.

Fecha: Viernes 29 de Junio del 2018.

1Corintios 1,9

“Pues fiel es Dios, por quien habéis sido llamados a la comunión con su hijo Jesucristo, Señor nuestro.”
(1Cor 1,9 )

Pedro, el pilar principal de la iglesia de Cristo.

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 29 de Junio de 2018

    Comentario: El sólo hecho de llegar a una Iglesia que no pase de largo ni ignore celebrar la memoria, el testimonio y la obra de los apóstoles y primeros pastores elegidos por Cristo, nos pone de frente y en medio de la Iglesia verdadera de Jesucristo y nos protege y aleja del peligro de caer en una de las miles de pseudo ‘iglesias’ provenientes de un improvisado iluminado que se presenta como el verdadero pastor de Cristo. Esto ocurre al llegar a un día como hoy, cuando la Iglesia Católica, en todos los países del mundo, celebra la solemnidad de los más grandes apóstoles de la Iglesia Primitiva: Pedro y Pablo.

    No son dos columnas por separado. A Pablo, luego de catorce años, el Espíritu Santo lo movió y llevó a Jerusalén a que legitimara su labor de pastor y apóstol ante la principal columna de la Iglesia que antes perseguía, ante Pedro. No por nada dijo San Pablo: “Subí a Jerusalén a conocer a Pedro”. Es decir, a Pablo no le interesaba tanto ver a los demás apóstoles. Su objetivo era reunirse con Pedro. Y lo hizo no por consejo de hombres o por ocurrencia personal, sino porque se lo ordena el Espíritu Santo. Esto lo dice todo, y deja bien firme la evidencia de que Pablo iba a sellar su unión con Cristo mediante su comunión y obediencia a Pedro.

    Es de una riquísima importancia leer lo que nos revela el capítulo dos del libro de Gálatas, del 1 al 9, en que Pablo y Tito se someten a exámen y reciben de parte de Pedro y los demás apóstoles su aprobación como pastores verdaderos.

    Aprovechemos de aclarar que lo leído hoy en Gal 1, 19 no es ninguna evidencia de que la Madre de Cristo no es virgen. Dijo Pablo, “Sólo vi a Santiago, el hermano del Señor”. Ambos eran primos hermanos, ya que su madre fue María de Cleofas, hermana de la madre de Cristo (cf. Jn 19, 25), y su padre se llamaba Alfeo.

    Preguntas para compartir:

    1.- ¿Qué otros pasajes de la Sagrada Escritura, o de la Tradición de la Iglesia, fundamentan el testimonio que Pablo da de ir a buscar la comunión con la Iglesia de Cristo?

    2.- ¿Qué otros aprendizajes o enseñanzas apologéticas nos ofrecen hoy la Palabra de Dios?

    Elaborada por:
    Pbro. Héctor Pernía, mfc

El Evangelio de hoy: 29 junio 2018


San Pedro y san Pablo

 

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 16,13-19

Cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?”. Ellos contestaron: “Unos dicen que Juan el Bautista; otros, que Elías, y otros, que Jeremías o algún profeta”. “Y vosotros, ¿quién decís que soy?”.

-les preguntó. Simón Pedro le respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente”. Entonces Jesús le dijo: “Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, porque ningún hombre te ha revelado esto, sino mi Padre que está en el cielo. Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra voy a edificar mi Iglesia; y el poder de la muerte no la vencerá.

Te daré las llaves del reino de los cielos: lo que ates en este mundo, también quedará atado en el cielo; y lo que desates en este mundo, también quedará desatado en el cielo”.

📖  Palabra del Señor.