Mes: agosto 2018

¿La cruz: Necedad o fuerza de Dios?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXI Sem. T. Ordinario
    Fecha: 31 de Agosto de 2018

    Comentario: “El mensaje de la cruz es necedad para los que están en vías de perdición; pero para los que están en vías de salvación, para nosotros, es fuerza de Dios.” (1Cor 1,18)

    La liturgia de hoy nos hace referencia a evitar la necedad y buscar en todo momento la sabiduría de Dios. Hemos de hurgar más allá de las palabras, de los hechos; ver o discernir sobre nuestra autenticidad cristiana. Desde las primeras comunidades ya se vivían desavenencias entre las comunidades y los propios apóstoles. Y quiero referir especialmente al tema de la cruz. Hoy, Pablo, en su carta a los Corintios, nos regala un discurso para precisar con claridad en que consiste el mensaje de la Cruz. Es explicito, y diría que contundente, en su apreciación: “El mensaje de la cruz es necedad para los que están en vías de perdición; pero para los que están en vías de salvación, para nosotros, es fuerza de Dios.” ¡qué hermoso mensaje!; ¡Fuerza de Dios!. Eso es para nosotros que queremos y que estamos en vías de salvación.

    Ahora bien, ¿Será que nuestros hermanos esperados difieren de la concepción de Pablo? ¿Por qué detestan que se les hable de la cruz?, ¿Por qué ese ensañamiento contra lo que representa nuestro instrumento de salvación? ¿Por qué les cuesta tanto asumir la cruz y llevarla con dignidad? ¿Por qué tanto temor a vivir crucificados con Cristo? Algunos argumentan que ellos no se estancan en la cruz sino que pasan a vivir la resurrección. Pues me parece que los estancados son ellos. Porque se niegan a vivir con Jesús. Nuestra fe católica nos enseña a nacer con Cristo, a perdernos y a encontrarnos en el templo; a predicar y a vivir el camino de salvación; Caminamos al calvario y morimos con él, para luego vivir con gozo la resurrección. Es un peregrinar del día a día; es meditar y compartir la vida de Jesús, y precisamente, esto es lo que nos enseña el Rosario en cada misterio rezado.

    Según el diccionario de la real Academia Española, cruz significa: Insignia y señal de cristiano, en memoria de haber padecido en ella Jesucristo. Si esto es lo que significa y nuestros hermanos protestantes son cristianos, ¿Por qué entonces no usan esa insignia?. ¿Será que para ellos es una necedad?. Así lo afirma Pablo: “pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles”. (1Cor 1,23). O como se lo manifiesta a los filipenses: “Porque son muchos y ahora os lo digo con lágrimas, que son enemigos de la cruz de Cristo”. (Flp 3, 18).

    Por todo esto debemos entonces tomar nuestra cruz y seguir a Jesús. (Mt 16,24). que sea nuestra señal, (Mt 7,13), nuestra insignia. Que podamos decir con Pablo, con orgullo y verdadero entusiasmo: “y no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí; la vida que vivo al presente en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios que me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gal 2,20)

    Preguntas para compartir:
    1.- ¿Qué significa para ti la cruz?

    2.- ¿Piensas que es una necedad o la asumes como fuerza de Dios?

    Elaborada por:
    Adelina Ruíz Mf

Proverbios 17,17

”El amigo ama en toda ocasión, el hermano nace para tiempo de angustia.” (Pr 17,17)

Fecha: Viernes 31 de Agosto del 2018.

Medicina En Gotas


Para tener en claro que el Evangelio es uno, debemos tener como asesores a nuestros sacerdotes, ya que para todos los católicos son nuestra mejor guía.(Gálatas 1, 6-7)

Elaborador: Marina Torres chumioque. Mfc.

Fecha: Viernes 31 de Agosto del 2018.

San Aidano Lindisfarner

Aidano, monje, abad y obispo de Lindisfarne,* _está asociado a su obra como misionero en el reino de Northumbria, y puede hallarse tan sólo en las páginas que Beda le dedica es su Historia.

Oswald, reconquistará el trono de Northumbira en el año 633, luego de vivir su destierro como huésped del monasterio de Iona, donde además de ser bautizado, aprendió la lengua de los celtas y recibió una instrucción básica. Una vez en el trono decide evangelizar su reino, para lo que pide ayuda al monasterio en que conoció a Cristo, y tras el fracaso del primer misionero, Corman, es elegido Aidano.

En el año 635 es consagrado obispo, y con una pequeña comunidad de monjes se asienta en Lindisfarne, una isla del Mar del Norte a poca distancia de la costa, frente a la cual está la fortaleza de Bamburgh, residencia del rey.

La colaboración entre rey y el abad-obispo es maravillosa. El rey entrega en donación tierras y ayudas para fundar monasterios, oratorios y lugares de culto, y además acompaña a su obispo en los viajes por las distintas partes del país, y a menudo el rey se presta a hacer de traductor de la predicación de Aidano.

Beda, nos dice que Aidano «estaba particularmente dotado de la gracia de la discreción, que es la madre de las virtudes». Junto a esta gracia brillan en Aidano la mansedumbre, el sentido del deber, el celo incansable, la generosidad con los pobres y el gusto por la oración contemplativa hecha en la soledad, según la más canónica tradición del monaquismo céltico. Para practicarla solía retirarse a los inaccesibles acantilados de la islita de Inner Farne, más lejos de tierra firme. Es interesante observar que, además de la amabilidad y mansedumbre Aidano sabe encontrar la fuerza de hablar abiertamente y sin temor ante los ricos y poderosos que no cumplen con su deber. Logra alternar el ayuno y la participación, si se le invita, a los banquetes en el palacio del rey. No usa el dinero para comprar la protección de los poderosos; pero si lo tiene o lo recibe, lo emplea para los pobres, sobre todo para el rescate de los esclavos, que a menudo después, acogidos en sus monasterios, se convierten en discípulos suyos: algunos, educados e instruidos por él, llegan incluso al sacerdocio…

Falleció: en el año 651.

Fuentes: http://es.catholic.net/op/articulos/36631/aidano-de-lindisfarne-santo.html#modal

Fecha:Viernes, 31 de Agosto del 2018.

El Evangelio de hoy: 31 agosto 2018


Semana XXI del Tiempo Ordinario.

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo 25,1-13

En aquel tiempo dijo Jesús: “El reino de los cielos podrá entonces compararse a diez muchachas que, en una boda, tomaron sus lámparas de aceite y salieron a recibir al novio. Cinco de ellas eran descuidadas y cinco previsoras.

Las descuidadas llevaron sus lámparas, pero no tomaron aceite de repuesto; en cambio, las previsoras llevaron frascos de aceite además de las lámparas. Como el novio tardaba en llegar, les entró sueño a todas y se durmieron. Cerca de medianoche se oyó gritar: ‘¡Ya viene el novio! ¡Salid a recibirle!’

Entonces todas las muchachas se levantaron y comenzaron a preparar sus lámparas, y las descuidadas dijeron a las previsoras: ‘Dadnos un poco de vuestro aceite, porque nuestras lámparas van a apagarse.’ Pero las muchachas previsoras contestaron: ‘No, porque entonces no alcanzará para nosotras ni para vosotras.

Más vale que vayáis a donde lo venden y compréis para vosotras mismas.’ Pero mientras las cinco muchachas iban a comprar el aceite, llegó el novio; y las que habían sido previsoras entraron con él a la fiesta de la boda, y se cerró la puerta.

Llegaron después las otras muchachas, diciendo: ‘¡Señor, señor, ábrenos!’ Pero él les contestó: ‘Os aseguro que no sé quiénes sois’“. “Permaneced despiertos -añadió Jesús-, porque no sabéis el día ni la hora”.

Palabra del Señor.

¿Paraíso sí, infierno no?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXI Sem. T. Ordinario
    Fecha: 30 de Agosto de 2018

    Comentario: Antes de entrar al tema de hoy, queremos hacer mención de una preciosa nota apologética que traen las lecturas propias de la fiesta de Santa Rosa de Lima, en ocasión de que pueda servir para aquellas comunidades de América donde hoy se celebra su fiesta:

    El tesoro de la perla preciosa: la castidad, y la vocación a la vida consagrada a Dios:

    La virtud y gracia del celibato, de la castidad, y la vocación al sacerdocio y la vida religiosa son para quienes lo viven, como ese tesoro precioso o esa perla fina de las que habla el Evangelio de hoy (cf. Mt 13, 44-46) en la Liturgia que conmemora la fiesta en honor a Santa Rosa de Lima. Los que encuentran y reciben el regalo de la vocación al sacerdocio y la vida religiosa van y lo dejan todo y se quedan, como María, con la mejor parte (cf. Lc 10, 41-42). La mayoría se va, como Marta, a desesperarse y angustiarse por los afanes de conquistar bienes de este mundo pasajero y lleno de vanidades, que nunca les proporciona la felicidad plena que sólo Cristo puede dar, y que santa Rosa de Lima encontró.

    ¿Paraíso sí, infierno no?

    Muchas personas, actualmente, viven como si el infierno no existiera. Durante décadas la sociedad ha ido dejando de creer en su existencia, tanto nuestros hermanos esperados como muchos de los mismos católicos. De hecho, muchos protestante eso lo arrastran desde su tiempo de ser, supuestamente, católicos.

    Son personas que predican la existencia de un Dios tan misericordioso y amoroso que evitará que vayamos al infierno. Algunos pretenden ser más misericordiosos que Dios. El infierno se comienza a vivir aquí en la tierra, ¿y qué es infierno? en sencillas palabras, LA AUSENCIA DE DIOS. Por ahora, temporal, y luego, eterna, para quienes obstinadamente rechazan la gracia y el don de la salvación. Basta con ver alrededor nuestro para percibir que hemos dejado de adorar a Dios. Nuestras palabras, y nuestros propios actos, nos delatan. Hemos concebido a un dios “a nuestra medida”; vamos tras cualquier cosa que nos haga “sentir mejor” para calmar nuestra ansiedad, para llenar un vacío que no termina de llenarse nunca.

    Se nos ha proclamado durante generaciones: “¡Convertíos, Cristo viene pronto!” ¡Que! Nos hemos ¿cansado? de esperar. Ojalá no nos pase como a las vírgenes, que por descuidadas y confiadas en sí mismas se quedaron fuera del reino de los cielos (Mt 25,1-13). O como lo dice el evangelio de hoy, que por no estar en vela, de repente venga el ladrón y derrumbe nuestras paredes. (Mt 24,43).

    En cualquiera de los casos, nos muestra que hemos de estar alerta para no ir al infierno, porque si Jesús vino a mostrarnos el camino para ir al Padre; entonces debe haber un camino, o muchos, que nos conducen a otro sitio, como dice Jesús, a donde se mandan a los hipócritas y que describe como “el rechinar de dientes” (Mt 24, 51). Él nos advierte contra este sitio: “Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna.” (Mt 5,29; 10,28).

    Entonces, queridos hermanos, el infierno sí existe. Porque Cristo no miente y él reveló su existencia:

    “Allí será el llanto y el crujir de dientes” (Lc 13,28)

    “ y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes”. (Mt 13,42; 22,13; 25,30)

    “Lo verá el impío y se irritará; rechinará los dientes y se consumirá; el deseo de los impíos perecerá.” (Sal 112,10)

    “¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo vais a escapar a la condenación de la gehenna? ” Mateo 23,33

    “Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna. Donde su gusano no muere y el fuego no se apaga. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna, donde su gusano no muere y el fuego no se apaga; pues todos han de ser salados con fuego.” (Mc 9,45-49)

    Por todo esto busquemos la salvación. Así como existe el Paraíso también existe el infierno. Procuremos pues, que nuestra morada sea al lado de Dios, contemplando su rostro y su gloria. Y, por supuesto, abrazados por María, nuestra madre celestial.

    Preguntas para compartir:
    1.- ¿Qué es para ti el infierno?¿Cómo lo imaginas?
    2.- ¿Cómo trabajas para la salvación de tu alma?

    Elaborada por:
    Adelina Ruíz Mfc

Medicina para la Fe

IGLESIA Y SECTA

¿ES LO MISMO?.

Definitivamente que no.
Desde el punto de vista del significado bíblico del término, la palabra Iglesia, no tiene en el Nuevo Testamento más que dos sentidos: la Iglesia, cuerpo de Cristo, orgánicamente uno; y la Iglesia, manifestación local de ese cuerpo único. Fuera de esta Iglesia única, en el plano comunitario no puede haber más que sectas, no Iglesias, en el caso de que esas comunidades nazcan herejías.

Las sectas tienen otra postura y se colocan en contra de la doctrina clásica, en contra de la institución. Protestan en contra de la Iglesia. Quieren ser algo único, una reavivación.
Existe otra fuente de confusión en el tema de las sectas: el empleo errático de los vocablos, como “religión” “iglesia” y  “secta”.

Una iglesia tiene una identidad estructural, doctrinal y ritual que trasciende el tiempo y el espacio.

Teniendo en cuenta la diferencia existente entre religión e iglesia, la secta es una segmentación de estas unidades, a partir de la adhesión a una enseñanza o práctica particulares al margen de la estructura ritual y doctrinal de las religiones o iglesia.

Las Sectas No Son Iglesias

Muchos de los nuevos movimientos religiosos se llaman Iglesia. Así nos encontramos con la Iglesia de Cristo Científica (Ciencia Cristiana) con la Iglesia de la Unificación (Moon), con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días (Mormones), etc. Sin embargo ningún grupo que sea secta puede ser considerado Iglesia.
La palabra Iglesia viene del griego Ekklesia, asamblea. La Iglesia es la convocación dirigida por Dios a los hombres en Cristo, con el deseo de construir su Reino. San Pablo dice que es la plenitud del cuerpo de Cristo (cf. Ef 1, 23). Sólo hay una convocación y sólo debería haber una única Iglesia universal.

La postura de la Iglesia Católica frente a los demás credos es de mucho respeto y valoración, por lo que ellos mismos tienen del Dios único y verdadero. La fe, sea cual sea, vivida con pureza de corazón y con sinceridad, lleva necesariamente a Dios, que ve los corazones y se deja ganar por el amor. Sin embargo, encontrar la verdad completa es una necesidad inscrita en la naturaleza misma del hombre, siempre está buscando el “algo más”, llenar los huecos vacíos… que solo Dios puede llenar. Por eso las misiones de la Iglesia tienen la justificación de la caridad más pura, porque el único objetivo es darle a los hombres la verdad completa y llevarles así a su propia plenitud.
La diferencia esencial está en que la Iglesia católica está fundada por el Hijo de Dios, Dios mismo que se hizo hombre, para salvarnos con su vida del pecado y que quiso perpetuar su presencia, entre nosotros en la Iglesia. Es una institución divina que tiene como alma al Espíritu Santo, como ley el amor, como miembros todos los bautizados.🕊 Habría muchas razones para entender que esto es así, tal vez la más sencilla sea mirar un poco la historia y ver cómo ha sobrevivido la Iglesia a tantos ataques, sobre todo internos (pecado, apostasía, rebeliones, herejías…); si no fuera obra de Dios habría muerto casi al nacer, como dijo el rabino Gamaliel a los fariseos, que querían matar a Pedro y a los apóstoles: si es una obra de los hombres morirá por sí sola, si es obra de Dios, no podemos exponernos a luchas contra Dios (Cf. Hch 5,34-39).

Para compartir en tu Grupo de Oración y Fraternidad:

1. ¿Cuántas Iglesias fundó Cristo? ¿Podrías dar la cita que lo comprueba?

2. ¿Es lo mismo estar en la Iglesia que Cristo fundó, que estar en cualquier secta?

Elaborado por: Dorian de Paz, mfc.

Fuente:
http://es.catholic.net/op/articulos/622/cat/17/iglesia-o-secta.html

http://es.catholic.net/op/articulos/1107/cat/17/diferencias-entre-sectas-cristianos.html

Fecha: Jueves, 30 de agosto de 2018.

Franciscus: La alegría de la vida

FranciscusFRANCISCUS

La Alegría de la vida.

Papa Francisco: “Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana (…) No te prives de pasar un buen día”.

Fuente: https://www.lainformacion.com/asuntos-sociales/religion-y-credos/papa-francisco-sus-106-frases-mas-profundas-y-sorprendentes-en-la-alegria-del-evangelio_jjbwjomn2oepuf3znbmml6.

El Evangelio de hoy: 30 agosto 2018


Semana XXI del Tiempo Ordinario.

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo 24,42-51

En aquel tiempo dijo Jesús: “Permaneced despiertos, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Entended que si el dueño de una casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, permanecería despierto y no dejaría que nadie entrara en su casa a robar.

Así también, vosotros estad preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperéis. ¿Quién es el criado fiel y atento, puesto por el amo al frente de la casa para dar a la servidumbre la comida a sus horas? ¡Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, encuentra cumpliendo con su deber! Os aseguro que el amo le pondrá al cargo de todos sus bienes.

Pero si ese criado es un malvado, y pensando que su amo va a tardar comienza a maltratar a los demás criados, y se junta con borrachos a comer y beber, el día que menos lo espere y a una hora que no sabe llegará su amo y le castigará: le condenará a correr la misma suerte que los hipócritas. Entonces llorará y le rechinarán los dientes.

Palabra del Señor.

Romanos10,11

”En cambio, gloria, honor y paz a todo el que obre el bien; al judío primeramente y también al griego; que no hay acepción de personas en Dios.” (Rm 10,11)

Fecha: Jueves 30 de Agosto del 2018.