Identidad

¿CÓMO DEFINE HOSPITALITOS DE LA FE SU MISIÓN, VISIÓN Y OBJETIVO?

 

Misión:

    1. Promover una movilización misionera permanente de todas las fuerzas de la Iglesia[1], organizados como “Misioneros de la Fe Católica”- MFC, unidos a Cristo buen pastor y movidos por la fuerza del Espíritu Santo, para salir como un solo cuerpo, al encuentro de una inmensa muchedumbre de heridos en la fe para auxiliarles en la relación con Dios, y preservar, sin adulteraciones, la buena nueva del Evangelio[2] para la presente y las futuras generaciones.
    2. Miramos más allá de los ministerios, oficios y funciones de la Iglesia; comprendemos que somos una familia: la familia de los hijos de Dios. Una dolorosa herida espiritual que se observa en muchos hijos de la Iglesia, y eso afecta, ocupa y convoca a todos por igual: el derrumbe en la fe de muchos, tanto dentro como fuera de la Iglesia Católica. También, muchos cristianos no católicos, viven cambiándose de un culto a otro buscando a Cristo; y a consecuencia de vacíos y decepciones que nunca faltan, no son pocos los que quedan tendidos a las orillas del camino de la fe, negados a volver a creer en Dios o a que les hablen de Cristo. De esta tragedia ha reventado una más grave aún: muchos han sido ya arrastrados por la creciente ola de secularización e indiferencia religiosa de un mundo sin Dios. Todos somos convocados (cf. Ag 1,3-11) a reconstruir, como el profeta Ageo y san Francisco de Asís, la Casa de Dios; y la Casa de Dios es nuestra propia Casa: la fe de la Iglesia.

Visión: ser una gran Red a nivel mundial enfocada en el desarrollo de proyectos misioneros que auxilien en la fe al pueblo de Dios a través de los diversos medios de comunicación existentes.

 Objetivo:

    1. Auxiliar en la fe a una gran muchedumbre que anda dispersa buscando el rostro de Cristo, a fin de ayudar a sanar la profunda crisis de división y dispersión entre los cristianos y no cristianos, en el conocimiento de Dios Padre, de su Hijo Jesucristo, y del Espíritu Santo.
    2. El propósito de esta Misión está resumido en las palabras de Cristo: “Oh Padre, que todos sean uno para que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn 17,21).

[1]Cf, Ibid. 20-24.

[2]Cf. CPV, “Las Iglesia ante las sectas y otros movimientos religiosos”, 2.