¿Quiénes somos en Hospitalitos de la Fe?

Hospitalitos de la Fe es un llamado de parte de Dios dirigido a todo el pueblo cristiano ( Ag 1,3-11; Os 4,6) a reconstruir su Casa; a subir la barca de la confianza plena en Dios y remar mar adentro hacia los inmensos y profundos mares de expansión demográfica de las ciudades y zonas interurbanas, para ir a pie y a través de las autopistas digitales de la comunicación, a llevarle el auxilio en la fe a miles de millones de ovejas dispersas que todos los días sufren los desmanes y maltratos de tantos lobos que utilizan la fe como señuelo para la conquista y satisfacción de sus propios fines personales. Vuelve a oirse hoy la voz de Cristo diciéndole a todos los bautizados, aquella misma misión que en su momento le encargó a San Francisco de Asís: “REPARA MI CASA QUE ESTÁ EN RUINAS”.

Tomamos la antorcha de la convocatoria hecha por el Papa emérito Benedicto XVI durante el Año de la Fe, de reencontrarnos con las raíces cristianas de nuestra fe y llevarlas a todas las naciones; con el llamado del Papa Francisco, en la Exhortación Apostólica ‘Evangelii Gaudium’, a primerear convirtiéndonos de la pesada pasividad a la que nos hemos mal acostumbrado en los templos, para llevar la alegría del evangelio a los más desfavorecidos; siendo consecuentes con el desafío del Papa San Juan Pablo II a abrirnos a una nueva evangelización a través de nuevos métodos, nuevas expresiones y un nuevo ardor. A los que viven “templados”, o sea, “siempre en los templos”, Hospitalitos de la Fe, los moviliza a“des-templarse”; y, a la gran muchedumbre que vive “des-templada”, es decir, a los que nunca o muy raras veces pisan un templo, le llevamos renovados métodos para motivarles y ayudarles a volver a los templos y templarlos un poco. Todo extremo es nocivo para la vida cristiana: los “muy templados” y los “muy destemplados”.Esta opción se lleva a cabo, de modo muy especial, con el Proyecto Vuelve a Casa en sus tres etapas: con la Expedicion Vuelve a Casa nos acercamos al pueblo de Dios y le llevamos los preciosos tesoros de Cristo, fielmente contenidos en la fe católica; le acompañamos organizándole en Células Misioneras, y le ayudamos a entrar y a crecer en comunión con la Iglesia a través de la vivencia de los Sacramentos, a medida que se van multiplicando las Celulas y se van configurando en Comunidades Eclesiales de Base.

MISIÓN:

Ofrecer herramientas a la comunidad católica para fortalecerla  con sólidas bases en la Palabra de Dios, de manera que pueda dar razones de su fe ante quienes se encuentran en situación de riesgo de abandonar la Iglesia o ante quienes ya lo hicieron.

VISIÓN:

Ayudar al pueblo de Dios a conocer, defender  y difundir en el mundo actual la buena nueva de que la Iglesia Católica es la única Iglesia fundada por Jesucristo en la que  debemos congregarnos para serle plenamente discípulos y gozar de la plenitud de los medios para salvarnos.

¿DÓNDE ESTABLECE SUS SEDES HOSPITALITOS DE LA FE?

En esta Misión el edificio sede es el libro «Hospitalitos de la Fe»; y el lugar donde esa sede está ubicada, es cada Misionero de la Fe Católica-MFC que va llevando sus medicinas a nuevos hermanos y los va trayendo al redil de Cristo.

Es una sede que puede movilizarse fácilmente para llevar a las ovejas heridas las medicinas para la fe; no pesa mucho, y puede ir en cualquier bolsillo. Contiene los dos recursos para que la SEDE pueda funcionar eficaz y satisfactoriamente: Guía Bíblica e Instructivo Misionero. Los misioneros llevan allí las medicinas y las recomendaciones para actuar, para sanar y curar las dos heridas de la Iglesia por donde la mayoría de las ovejas se van, y que son mencionadas en el numeral cuatro del Instructivo

¿UN LIBRO PUEDE SER UNA SEDE?

Hoy es necesario que renovemos el concepto de SEDE; sobre todo, si de renovar los métodos de evangelización se trata.

Hospitalitos de la Fe evoluciona hacia un nuevo concepto estratégico de sed Se toma en cuenta que actualmente las personas viven en una constante movilización. Casi todas tienen en su ropa de vestir un bolsillo, un teléfono, una cartera, o utilizan Facebook y otras redes sociales. Allí está el espacio donde esta Misión desplaza de un sitio a otro el Hospitalito de la Fe.

Los modelos de sede [estructuras físicas] a los que a veces nos atamos, nos secuestran e impiden caminar para actuar; es decir, llega un momento en que, en lugar de ser funcionales y útiles, se convierten en un peso y una carga, se tornan en instrumentos al servicio del mismo príncipe del mal para retener y amarrar a quienes deben permanecer a tiempo y a destiempo evangelizando (cf. 2Tm 4,2).

¿CÓMO ACCEDER Y OBTENER EL LIBRO?

La información la puedes encontrar en..