Etiqueta: Auxilio en la fe

El discipulado cristiano es integral en el católico.

  • Liturgia<📖> Apologética
    XXVIII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 19 de octubre de 2018

    La reflexión de la Palabra discierne sobre sobre una situación análoga a la vivida hoy con la diversidad de movimientos religiosos que, como Jesús, procuraban vivir en Israel, se citan p.ej: Juan Bautista, fariseos, saduceos esenios y otros. Muchos de ellos formaban también comunidades de discípulos (Jn 1,35; Lc 11,1; Hch 19,3) y tenían sus misioneros (Mt 23,15). De igual manera, el territorio era una encrucijada de diversas creencias del medio Oriente y de los países mediterráneos de Europa y África. En nuestro caso no era un mero proselitismo religioso que requería de “predicadores”, sino de agentes evangelizadores que anunciaran la Palabra, un camino de humanización y de salvación de almas.

    Jesús se diferencia de todos los movimientos de su tiempo, según se indica en Lucas 10. Su propuesta es propia, más cercana a las personas, trata de rescatar los valores comunitarios de otrora que se modificaban o se extinguían. Su evangelización buscaba restituir a las comunidades, que estás fueran nuevamente expresión de la Alianza y que su pueblo se salvara y fuese una muestra del Reino de Dios.

    Jesús conoce y llama a cada uno por su nombre, los enseña a ser “mediadores o interlocutores de Él” y los involucra en su misión evangelizadora. Así, los envía de dos en dos; les advierte de los problemas a que se encontrarán en su camino (v.3). En la perícopa, les inculca los valores de hospitalidad, comunión en la mesa, acogida a los excluidos y la llegada del Reino. P.ej: les indica cómo vestirse con sencillez (v.4); les pide prudencia y que se centren en su transitar; el saludo de paz a quien los reciba en una casa (v.5), y si en dicha casa hay armonía (v.6), deberán permanecer allí durante la misión (v.8), comiendo y bebiendo lo que les ofrezcan (v.8). A su vez, tendrán que «sanar a los enfermos que haya en ella, y les dirán: “Se ha acercado a ustedes el reino de Dios”» (v.9).

    El tener fe, no es sólo creer en Dios y en lo que nos establece el Credo, también es orar el Padre Nuestro y responder con obras a lo que Dios ha revelado. La fe no es una mera teoría que se estudia y toma lo que gusta. La fe conduce a una práctica de vida, a tomar decisiones responsables y asumir compromisos. Creer implica obediencia a todo lo que Dios ha revelado. Además, como se meditó el domingo pasado, no es sólo decir que no robas ni matas, ni cometes adulterio, ni eres un mentiroso. Ya que todo aquello que nos ata, nos impide testimoniar la fe y amar. «Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? » (Stg 2,14). «Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta.» (Stg 2,17). Amar a Dios es obedecerle de corazón. “Quien dice que cree en Él pero no quiere poner en práctica su Palabra no le ama, no le es leal, no cumple” (Cfr. Jn 14,21). Ser “practicantes” está al alcance de toda persona de buena fe que tenga una básica instrucción religiosa y un sincero deseo de ser fiel a su bautismo. Por otro lado, tampoco se puede decir que se guarda la Palabra de Jesús si no se practica. Como agentes evangelizadores, la Iglesia busca mantener la unidad de fe y la misma enseñanza moral a través de los siglos. En la Iglesia, y por voluntad de Cristo, se tiene la garantía de que la enseñanza es pura e interpretación veraz.

    El programa de vida de los primeros cristianos sigue vigente para nosotros, haciéndolo vida en el Tercer Milenio. Todo cristiano fue llamado a servir con fe madura y caridad fraterna. «Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunidad de vida, a la fracción del pan y a las oraciones» (Hch 2,42), agradeciendo a Dios los dones y carismas recibidos. Por eso, toda creencia que descarte alguno de estos componentes de la vida cristiana, no puede participar en la fe verdadera. Y en vista del destino de vida eterna, para la que Dios nos ha creado, es una locura y una temeridad pensar que basta con llamarse “muy creyente” para conseguirla.

    Fuente:
    Jeremías, J (20173): Jerusalén en tiempos de Jesús. Madrid: Cristiandad.

    Schürer, E (1979): Historia del pueblo judío en tiempos de Jesús: 175 a.C.-135 d.C. Madrid: Cristiandad.

    Preguntas para compartir:
    1.- ¿Cumples con los mandamientos? ¿Qué haces además de no cometer tales pecados?

    2.- ¿Estudias tu Fe? ¿Enseñas a tu prójimo la Fe? ¿Testimonia vivencialmente la Fe? ¿Cuáles son las obras de caridad que practicas?

    Elaborado por:
    D. Dr. Ludwig Schmidt H.

¿Es necesario defender la fe?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVIII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 18 Octubre de 2018

    Comentario: Me he encontrado con hermanos católicos, incluso sacerdotes y obispos, diciendo que no hay que defender la fe, que sólo hay que anunciarla; y con ello vierten su desprecio a la apologética y le cierran las puertas ante una creciente demanda de orientación y de caminos claros en la doctrina y en la fe, que guíen a las ovejas a la Verdad y las proteja del espejismo de “Iglesia de Cristo” que ofrecen las sectas. Hoy abordaremos este tema aprovechando el mensaje de Pablo a Timoteo en la primera lectura:

    ”La primera vez que presenté mi defensa, nadie estuvo a mi lado, todos me abandonaron. ¡Que Dios no se lo tenga en cuenta! Pero el Señor estuvo conmigo llenándome de fuerza, para que el mensaje fuera proclamado por medio de mí y llegara a oídos de todos los paganos; y quedé libre de la boca del león.” (2Tim 4, 16-17)

    Les comparto el aporte dado a este tema por un gran apologeta español, Jesús Manuel Hurones Rodríguez: (1)

    ¿Es necesario defender la fe? Creo la propia escritura debería contestar a esto:

    ”Y es justo que tenga estos sentimientos hacia todos ustedes, porque los llevo en mi corazón, ya que ustedes, sea cuando estoy prisionero, sea cuando trabajo en la defensa y en la confirmación del Evangelio, participan de la gracia que he recibido.” (Flp 1,7)

    ”Estos obran por amor, sabiendo que yo tengo la misión de defender el Evangelio.” (Flp 1,16)

    Pues bien, nuestra fe es el evangelio completo, es la Palabra de Dios y es lo que debemos defender, porque esta puede ser torcida, malinterpretada y usada para confundir a los miembros de la Iglesia de Cristo. San Pablo muchas veces presentó su defensa ante todo a aquél que le “cuestionó su fe”:

    “Hermanos y padres, escuchadme la defensa que ahora os dirijo”. (Hch 22,1)

    “Y he aquí mi defensa contra todos cuando me discuten”. (1Cor 9,3)

    ”Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo.” (Hch 17,2-3)

    Hoy en día no es común presentar una defensa de la fe cuando somos cuestionados. En general la tendencia es a quedarse callados. Sin embargo, el apóstol de los gentiles no hacia eso, como bien nos demuestran sus escritos. Las siguientes preguntas: ¿Cómo debe ser esta apologética? ¿Cuándo debo hacerla? estas respuestas las encontraremos en las Sagradas Escrituras:

    ”…estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1Pe 3,15)

    San Pedro nos indica cómo: “mansedumbre y reverencia”; y nos dice cuándo: “siempre”. Es importante esto porque debemos ser mansos de corazón y a la vez respetuosos con los demás para que a través de nuestra mansedumbre y respeto podamos también convertir al que tiene dudas. San Pedro indica que esto debe realizarse “siempre”, lo cual denota que esto es algo que debe ser común en el cristiano, es algo con lo que uno convive, y si convives con algo acabas haciendo parte de algo, por ello la apologética es un estilo de vida enfocado a la santidad de la persona, donde con tu ejemplo y tus argumentos debes convencer al protestante. De nada sirve “dar razones de tu fe” en internet y luego vivir hipócritamente, no asistir a misa, no apartarte de lo mundano, no luchar por ser santo, predicar sin lucha, sin ejemplo. No sirve de nada.

    La apologética es una disciplina teológica que se encarga de explicar y defender la religión cristiana. Con el paso del tiempo dejó de llamarse apologética para comenzar a llamarse Teología fundamental. Sin embargo, en general la Teología Fundamental de hoy en día no se encarga de dar respuestas a todos los problemas y cuestionamientos que se plantean al cristiano, se centra sobre todo en la revelación, la existencia de Dios y el cristianismo. Por ello creo que es necesario para dar una respuesta precisa a todos estos interrogantes que pueden surgirle al católico en sus encuentros con los hermanos protestantes.

    Fuente: JESÚS MANUEL HURONES, Fundamentos Bíblicos del Catolicismo, Madrid. Pág, 7-8.

    Preguntas para compartir:

    1.- ¿Qué resultados ha traído el engavetar la apologética en la formación que se imparte en la mayoría de los Seminarios, Catequesis y en demás actividades pastorales de la Iglesia?

    2.- ¿Qué papel o aporte puede dar la apologética ante la continua deserción de católicos hacia el paganismo y las sectas?

    Elaborada por:
    Pbro. Héctor Pernía, mfc

¿El diezmo es obligado?

  • Liturgia <📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra
    XXVIII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 17 de octubre de 2018
  • La Palabra de hoy (Lc 11,42-46), sigue la relación conflictiva entre Jesús y las autoridades religiosas de la época. Este reclamo evangélico no se comprende y recurrente en el tiempo. El tema del diezmo y la ofrenda es un tema vigente, por mal interpretar o manipular el texto bíblico. Por ello, se abusa y utiliza la fe como fuente de estatus, ganancia y lucro. Por otro lado, los que rechazan la responsabilidad de dar del fruto de dichos ingresos para sostener la obra de Dios que realiza la iglesia local.
  • Estos temas son delicados e incómodos. Mucha gente tiene la idea de que las iglesias existen solo para sacar el dinero a la gente; que el dinero y los diezmos son beneficio personal de sus administradores (sacerdote o pastor), salvo en las iglesias en la que los fieles sostienen a su clero, mantienen su templo y áreas de servicio. La atención a las personas se hace p.ej: en espacios como roperos, comedores populares, centros de salud y de atención a niños o ancianos, escuelas o cementerios. Desde el comienzo de la Iglesia de Cristo se hereda la práctica del diezmo, para bien y para mal. San Pedro advierte que habrán falsos maestros que harán lucro con las cosas de Dios: «Hubo también en el pueblo falsos profetas, como habrá entre vosotros falsos maestros que introducirán herejías perniciosas y que, negando al Dueño que los adquirió, atraerán sobre sí una rápida destrucción. Muchos seguirán su libertinaje y, por causa de ellos, el Camino de la verdad será difamado. Traficarán con ustedes por codicia, con palabras artificiosas; desde hace tiempo su condenación no está ociosa, ni su perdición dormida» (2 Ped 2,1-3).
  • El diezmo es una práctica de la Antigüedad (tanto entre los babilonios, persas, griegos y romanos, como entre los hebreos). El mismo, es ofrendar la décima parte de los ingresos de una persona o familia, para el sostenimiento de la obra de Dios en la Iglesia. Una norma que en la actualidad existe entre musulmanes, judíos y muchos grupos cristianos. En el mundo judeocristiano, aparece en Génesis 14 cuando Abraham ofrece el diezmo al sacerdote Melquisedec y en Génesis 28 , cuando Jacob da el diezmo de todas sus posesiones al Señor. Este tema aparece en múltiples textos en las Sagradas Escrituras. Sin embargo, se destaca en el Antiguo Testamento tres tipos de diezmo: (1°) El diezmo permanente para los levitas y sacerdotes (Núm 18,21); destinado para sostener el servicio a Dios para sostener a los que sirven a Dios y a sus familias (Levitas y Sacerdotes); (2°) El diezmo para ir al templo una vez al año con la familia a adorar a Dios, y comer en el templo (Dt 14,22-27); Y (3°), el diezmo cada tercer año para compartir comida con los extranjeros, huérfanos (niños abandonados o sin padres) y, viudas pobres (Dt 14,22-27).
  • Del texto de Lucas, se evidencia la crítica de Jesús contra algunos líderes religiosos de aquella época (vigente hasta hoy). Muchas veces, en nombre de Dios, se insiste en detalles superfluos o menos prioritarios y, olvidamos la justicia y el amor. Por lo anterior, se presentan diversas posturas a favor y en contra sobre ésta práctica y la intencionalidad (buena o mala) que detrás de la misma existe. Cristo no rechaza la práctica del diezmo pero enseña una referencia nueva: Dar ya no el 10% sino darse del todo por amor, sin contar el costo. Las ofrendas caritativas sostienen y avanzan la visión de la iglesia que tiene el propósito de alcanzar más personas para Cristo y hacer discípulos de Él, Dios usa estos recursos para transformar vidas y familias.
  • El diezmo no debe ser considerado un impuesto, ni un pago obligatorio ni una tarifa establecida por servicios prestados. El diezmo es un acto de agradecimiento o de solidaridad fraterna en las comunidades. No se hace referencia a la administración de los bienes parroquiales o la diócesis (p.ej: Código de Derecho Canónico. Constitución Apostólica Pastor Bonus, Derecho Parroquial). El diezmo no es una Ley hoy, pero Dios pide que se dé conforme se haya prosperado y que se dé con alegría y generosidad, esos son principios que Dios mismo estableció.
  • Preguntas para compartir:
    1.- ¿Existe hoy la misma necesidad que existía en el tiempo Bíblico del tabernáculo de reunión y del templo?
  • 2.- ¿Existen hoy gastos financieros que las iglesias deben cubrir para poder hacer posible la reunión de los creyentes para funcionar como iglesia?
  • Elaborado por:
    D. Dr. Ludwig Schmidt H.

Uno de los inventos con los que las sectas obligan a dar el diezmo.

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVIII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 16 Octubre de 2018

    Comentario: El evangelio y la primera lectura de hoy nos presentan la ocasión para orientar al pueblo de Dios sobre la conocida costumbre de la mayoría de los grupos protestantes de cobrarle de manera obligatoria el diez por ciento de los ingresos a sus seguidores. Argumentan que en Lc 11, 42 y en Mt 23, 23-24 está la evidencia de que el diezmo también rige en el Nuevo Testamento. Dicen que allí está Jesucristo enseñando a pedir el diezmo a los cristianos: ”¡Pobres de ustedes, fariseos! Ustedes dan para el Templo la décima parte de todo, sin olvidar la menta, la ruda y las otras hierbas, pero descuidan la justicia y el amor a Dios. Esto es lo que tienen que practicar, sin dejar de hacer lo otro”.

    ¿Qué decimos al respecto? Jesucristo en este pasaje no está estableciendo para sus discípulos el diezmo. Él está denunciando a los fariseos por su hipocresía, dejándoles en claro que era más importante la justicia y la misericordia que el diezmo. Un detalle muy importante; “notemos bien lo que él les dijo: “esto “era” necesario hacer”… No dijo “esto es” sino “ERA” (porque él sabía que esto y otros preceptos, como después lo describe en el libro de Hebreos, serían ABOLIDOS; pero la justicia, la misericordia y la fe permanecerían para siempre) (1).

    Vale avisarle a nuestros hermanos protestantes por el diezmo, lo mismo que Pablo le dice a los Gálatas por la Ley de la circuncisión, ya que ambas eran leyes obligantes para los israelitas en la Antigua Alianza: ”Yo, Pablo, se lo digo: si ustedes (…) obligan a la gente a someterse y a cumplir la ley del Diezmo…, Cristo ya no les servirá de nada. De nuevo declaro a todo el que se (…) someta a la Ley del Diezmo: ahora estás obligado a practicar toda la Ley. Ustedes, que se ganan méritos con las observancias de la Ley, se han desligado de Cristo y se han apartado de la gracia” (Gal 5, 2-4)

    Aprovecho el tema de esta publicación para compartirles el tema la canción titulada EL DIEZMO A JURO, recientemente compuesta por su servidor, pbro. Héctor Pernía, mfc, para ayudar a tantas ovejas a protegerse del pillaje de tantos lobos que van a las ovejas en busca de sus almas para Cristo, sino de su lana para sus bolsillos…👇🏽 👇🏽

    Fuente: P. Héctor Pernía, mfc, Guía Bíblica de Hospitalitos de la Fe, 341

    Preguntas para compartir:

    1.- ¿Qué consecuencias contrae exigir dineros por una ley que ya no existe pues ya fue derogada y por personas que fingen ser pastores?

    2.- ¿Qué parte de la canción “EL DIEZMO A JURO” te llamó más la atención en su contenido?

    Elaborada por:
    Pbro. Héctor Pernía, mfc

¿Sabias que la verdadera iglesia cristiana es la iglesia católica?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVIII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 15 Octubre de 2018                                            Comentario: La Liturgia de la Palabra nos viene acompañando en los últimos días con la carta de Pablo a los Gálatas, y es sumamente rica en iluminación para encontrar la fe y la Iglesia Verdadera. Hoy de modo especial nos revela la existencia, en nuestros tiempos, de dos clases de hijos de Dios, unos, los hijos dóciles y obedientes, los descendientes de Isaac, y los otros, los rebeldes, descendientes de Ismael. Los primeros, los hijos de Sara, la mujer libre, y los segundos, los hijos de Agar, la madre de los esclavos (cf. Gal 4, 25). Los primeros, los que se guían en el camino por la luz y la legislación de la Nueva Alianza, y los segundos, los que se resisten a la novedad del Evangelio y se devuelven, como auténticos esclavos, a vivir bajo el yugo de la esclavitud de las Leyes de la Antigua Alianza.¿Quiénes son hoy unos y otros?

    Los primeros, aquellos que siguen realmente al Cordero, a Jesucristo, y celebran su Santa Resurrección el día Domingo (Jn 20,19.26; 1Cor 16,2), los que comen su Cuerpo y su Sangre (Mt 26,26-28; 1Cor 11,17-34), los que confiesan puros todos los alimentos (cf. Hch 11,4-10; Rm 14,19-21; Mt 7,15-20), los que en lugar de regirse por la obligación de la ley del Diezmo, cada domingo dan lo que puedan dar (cf. 1Cor 16, 2), lo que dicte su corazón (2Cor 9,7). ¿Qué Iglesia es? LA IGLESIA CATÓLICA.

    Los hijos de la esclavitud, o como dice Pablo, los que aún andan detrás con la niñera o pedagogo (cf. Gal 3,23-24), ellos se resisten a la renovación de la creación, a la novedad de una nueva legislación, y con ello, desprecian a Cristo y su santo sacrificio en la cruz. ¿Ellos quienes son? EL PROTESTANTISMO. En muchas de sus doctrinas y normas se someten a leyes y prescripciones caducadas, canceladas por Cristo en la cruz (cf. Col 2,14) y que no continuaron en la Nueva Alianza. Entre ellos hay variedad: unos, que persisten en observar la ley del sábado, a pesar de que en Os 2,13 ya está anunciada la desaparición de esa ley. Otros, en creer que existen alimentos impuros, y por ello, erradamente convierten en pecadores y condenan a quienes los comen. La mayoría de ellos, porque van a agarrarse de la Ley del Diezmo, para convertir el Evangelio en mercancía y engañar a los cristianos incautos, haciéndoles creer que dicha ley está vigente.

    Preguntas para compartir:

    1.- ¿Qué motivos hará que los seguidores de grupos protestantes no se den cuenta de lo anunciado por Pablo en la primera lectura de hoy?

    2.- ¿Podrán ser cristianos auténticos y verdaderos quienes se someten a leyes de la Antigua Alianza y se revelan contra la novedad de la Nueva Alianza?

    Elaborada por:
    Pbro. Héctor Pernía, mfc

Si el apóstol Pedro tenía esposa, ¿por qué los Papas y los sacerdotes no se casan?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVIII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 14 Octubre de 2018

    Comentario: Con frecuencia algunos hermanos cuestionan el celibato del Papa y los sacerdotes, y se apoyan del hecho de que Cristo le curó la suegra a Pedro (Mc 1, 29-31), y dicen, “si el primer Papa se casó, ¿porque no lo hacen los demás Papas?” Es cierto que Pedro tuvo esposa, pero olvidan que lo dejó todo, incluso a su esposa para seguirle a Cristo. Eso se evidencia más adelante, en el mismo evangelio de Marcos, cuando Pedro dijo a Cristo:

    ”Nosotros lo hemos dejado todo para seguirte.” Y Jesús contestó: “En verdad les digo: Ninguno que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o campos por mi causa y por el Evangelio quedará sin recompensa. Pues, aun con persecuciones, recibirá cien veces más en la presente vida en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y campos, y en el mundo venidero la vida eterna.” (Mc 10, 28-30):

    Más directo lo vemos en el evangelio de Lucas: ”Pedro dijo: “Ya ves que nosotros hemos dejado todo lo que teníamos y te hemos seguido.” Jesús respondió: “Yo les aseguro que ninguno dejará casa, esposa, hermanos, padre o hijos a causa del Reino de Dios sin que reciba mucho más en el tiempo presente y, en el mundo venidero, la vida eterna.” (Lc 18, 28-30)

    Preguntas para compartir:

    1.- ¿Qué facilita más el servicio ministerial de quienes se consagran a Cristo en el sacerdocio y la vida religiosa, ¿el estar casados o el celibato? ¿Por qué?

    2.- ¿Qué podría explicar el supuesto interés de quienes adversan a la Iglesia Católica, y que insisten en que los sacerdotes y las religiosas se casen?

    Elaborada por:
    Pbro. Héctor Pernía, mfc

¿Por qué los catolicos, y no los protestantes, son los descendientes de Abraham?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 12 de octubre

    Comentario: La lectura de Gálatas (3, 7-14) lleva a descubrir lo que el título de esta publicación anuncia. ¿Y por qué? Porque mientras la Iglesia Católica parte de Cristo y toma el camino de la Gracia y de la Fe, y persevera en él aunque pasen los siglos, el protestantismo se aparta de Cristo y de la Gracia, como dice Pablo en Gál 5, 3-4, para devolverse a la esclavitud de las obras de la Ley de Moisés. Esto lo hacen cuando se someten a hacer cumplir leyes como la del Diezmo obligatorio, la del Sábado, o la de prohibir comer ciertos alimentos; leyes todas que Cristo abolió en la cruz (Ef 2,15).

    Los que se devuelven a dichas leyes y no las cumplen todas completas se vuelven malditos, así lo dijo el Espíritu Santo por medio de San Pablo: “Maldito el que no se mantenga en la práctica de todos los preceptos escritos en el libro de la Ley” (Gal 3, 10). Los protestantes caen en esta maldición porque de los 613 preceptos que contenían aquella Ley, sólo toman en cuenta algunos: el Diezmo, el Sábado, los alimentos prohibidos, entre otros…, y los cumplen incluso, a medias y distorsionados. A esto se le suma lo escrito en Stgo 2, 10: “El que falte un solo precepto de la Ley se hace culpable de todos”.

    Lo peor de todo es que se amarran a las mismas cadenas de las obras innecesarias para salvarse, a las que su propio padre Martín Lutero tanto condenó y por las cuales le dio inicio a la rebelión protestante.

    Los católicos, hombres y mujeres libres

    Los católicos son hombres libres de esa esclavitud porque para ello Cristo utilizó la cruz (cf. Col 2, 14; Gal 4, 21-26) y por ello amamos la cruz y como Cristo la cargó también el católico la lleva en su cuerpo y la recuerda todo el día.

    Aprovechamos la ocasión para aclarar que nunca en la Biblia Dios dijo que la cruz es maldita. Lo que dijo el apóstol Pablo en la primera lectura de hoy fue lo siguiente “Maldito el que cuelga de un madero” (Gal 3, 13; Dt 21, 23). En ninguna parte la palabra maldición se refiere a la cruz. Dice que maldito es el que cuelga en ella. Y Cristo fue el Justo, el Santo, que en ella canceló lo que nosotros los pecadores, teníamos que pagar por nuestros delitos: la muerte. En todo caso, malditos seríamos los pecadores que con nuestros pecados crucificamos y le damos muerte a Cristo. Más bien, la Biblia siempre nos presenta la cruz como ‘bendita’ (cf. Sb 14, 7), distintivo y corona de nuestro Rey Salvador (cf. Is 9, 5; Job 31, 35-37), marca en la frente de los que pertenecen a Dios (cf. Ez 9,4-6; Ap 7,1-17; 9,1-5; 22,1-4), fuerza y poder para los que se salvan (cf. 1Cor 1, 18-25), motivo y causa de gloria para el cristiano (cf. Gal 6,14)

    Todo esto apunta a la Iglesia Católica como la Iglesia de los herederos de la promesa de Abraham, la de los descendientes de Isaac, y al protestantismo, como a los descendientes de la esclavitud, a los del linaje de Ismael, el hijo rebelde de Abraham.

    Les comparto otros pasajes bíblicos que refuerzan lo aquí enseñado:

    ▪ Gal 3, 28: los bautizados en la Iglesia Verdadera son los verdaderos descendientes de Abraham.

    ▪ Lc 16,16: “La Ley y los profetas llegan hasta Juan”

    ▪ Hb 10,9: “Cristo derogó el primer orden de las cosas para establecer el segundo”

    ▪ Hb 7,11-12: A nuevo Sacerdocio (el de Cristo), nuevas leyes…

    Preguntas para compartir:

    1. ¿Por qué la Iglesia Católica es la heredera única y verdadera de las Promesas hechas por Dios a Abraham?

    2. ¿Cuál de los contenidos de esta publicación te llamó más la atención y te gustaría compartir con tus hermanos? ¿Por qué?

    Elaborada por:
    Pbro. Héctor Pernía, mfc¿

  • S DESCENDIENTES DE ABRAHAM?

¿Sólo la fe salva?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 11 de octubre 2018

    “¡Oh insensatos gálatas! ¿Quién os fascinó a vosotros, a cuyos ojos fue presentado Jesucristo Crucificado? Quiero saber de vosotros una sola cosa: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley o por la fe en la predicación? ¿Tan insensatos sois? Comenzando por espíritu, ¿termináis ahora en carne? ¿Habéis pasado en vano por tales experiencias? ¡Pues bien en vano sería! El que os otorga, pues, el Espíritu y obra milagros entre vosotros, ¿lo hace porque observáis la ley o porque tenéis fe?” (Gal 3, 1-5)

    ¿Qué es “Sola Fide”?

    Es la creencia de que estamos salvados ÚNICAMENTE por nuestra fe en Jesucristo, y que, como la salvación viene sólo por la fe, no estamos obligados a las obras buenas, o, como mínimo, no representan nada para salvarnos. En otras palabras, perfectamente podemos faltar a la caridad – por ejemplo abandonando al prójimo en su sufrimiento – y aún así salvarnos. Quienes creen en la sola fe no luchan contra el mal, sino que se combate con fuerza a quienes tratan de oponérsele.

    La primera consecuencia de este error tremendo es que, por sentido común, permite que las personas pequen como deseen, ya que mientras tenga fe en que Cristo la salvó alcanzará la vida eterna. ¿Y la coherencia en el bien, la unidad entre lo que digo, siento, pienso y actúo? No existe, o mejor aún, no importa. La Verdad, la verdad plena y auténtica, sólo permite y exige con fuerza el triunfo de la Justicia y de la pureza.

    Fuente: http://es.catholic.net/op/articulos/5734/cat/349/salvados-solo-por-la-fe.html

    Preguntas para compartir:

    1.- ¿En qué consecuencias morales puede desembocar la aplicación de la doctrina ‘sola fides’ , o ‘la sola fe salva’?

    2.- ¿A qué clase de obras se refiere Pablo en el texto de Galatas, a las obras de caridad o a la ley de Moisés?

    Elaborada por:
    Rocío Rivero, mfc

¿Es bíblico el Padre Nuestro?

  • Liturgia< > Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 10 de octubre de 2018

    La lectura del santo Evangelio de hoy nos dice:

    “Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Al terminar su oración, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos. Les dijo: Cuando reciten digan: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino. Danos cada día el pan que nos corresponde. Perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe. Y no nos dejes caer en la tentación.” Luc 11,1 (Está enseñando que cada vez que yo vaya a orar, tengo que decir: Padre Nuestro…)

    Comentario: Hemos escuchado que los hermanos esperados dicen: “Pero es que la biblia dice que no podemos orar repitiendo como dice: Mateo 6:7 “No podemos orar repitiendo porque es vana palabrería”

    Mateo 6:9 “Ustedes, pues, recen así: Padre nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el Cielo. Danos hoy el pan que nos corresponde; y perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del maligno. Porque si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, también el Padre celestial les perdonará a ustedes. Pero si ustedes no perdonan a los demás, tampoco el Padre les perdonará a ustedes”._

    Mateo 6:7 “Cuando pidan a Dios, no imiten a los paganos con sus letanías interminables: ellos creen que un bombardeo de palabras hará que se los oiga. No hagan como ellos, pues antes de que ustedes pidan, su Padre ya sabe lo que necesitan.”

    Ahí es cuando nuestros hermanos esperados, confunden “cuando oréis, no oréis como los católicos”

    Ahora bien aclaremos quienes son los PAGANOS:

    Existía el pueblo judío (pueblo de Dios) y pueblo pagano (que no creían en Dios). Entonces los que creían en Dios, tenían el Dios del cielo; los paganos tenían otros dioses (dioses muertos que no oían a pesar que tenían oídos) y oraban, repetían y repetían sin cesar y nunca eran escuchados porque le oraban a un Dios muerto. Por eso dice Jesús: “cuando oren, no hagan como los paganos” ¿quieren ver un ejemplo?

    1 Reyes 18:27 “Llegó el mediodía; Elías se mofaba de ellos: (se refería a los paganos) ¡Griten más fuerte!, les decía. Si bien es dios, tal vez está meditando, o está ocupado o anda viajando; a lo mejor está durmiendo y tienen que despertarlo. Gritaban pues cada vez más fuerte mientras se hacían, según sus costumbres, incisiones con cuchillos para que corriera la sangre. Siguieron gesticulando toda la tarde hasta el momento en que se presenta la ofrenda vespertina, pero no se oía nada: ¡ni una respuesta, ni tampoco reacción alguna!”

    Los hermanos esperados se aferran a Mateo 6:7 y es la única cita bíblica que ellos tienen, pero malinterpretando la cita, hacen hincapié a esto y también llama la atención que no hagan hincapié en la siguiente cita, que está en el mismo capítulo pero dos versículos antes:

    Mateo 6:5 “Cuando ustedes recen, no imiten a los que dan espectáculo; les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que la gente los vea. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su premio. Pero tú, cuando reces, entra a tu pieza, cierra la puerta y ora a tu Padre que está allí, a solas contigo. Y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará.”

    Ahora veremos cómo los apóstoles nos enseñaron a rezar con fórmula:

    Colosenses 3:16 “Que la palabra de Cristo habite y se sienta a gusto en ustedes. Tengan sabiduría para que puedan enseñar y aconsejar unos a otros; canten a Dios de todo corazón y con gratitud salmos (oraciones compuestas), himnos y alabanzas espontáneas.”

    El pueblo de Israel oraba con salmos. ¿Es pecado orar con salmos? NO. La biblia dice que podemos orar con oraciones ya compuestas como son los salmos, himnos y cánticos ins

¿El servicio sacerdotal no está en la biblia?

  • Liturgia<📖> Apologética
    De la Liturgia de la Palabra.
    XXVII Sem. T. Ordinario
    Fecha: 09 de octubre de 2018

    Comentario: Hoy continuamos con la carta de Pablo a los Gálatas, nos recuerda que el evangelio no viene de los hombres sino de Dios padre, donde Él quiso enviar a su hijo Jesucristo, para que en Él se cumpliera todo lo que se profetizó o lo que estaba escrito, así como nos dejó el Espíritu Santo, así mismo Dios quiso hacer partícipe al hombre, de la salvación, empezando con María y después sus 12 discípulos, dejándonos una sucesión pastoral, desde Pedro hasta nuestro actual Papa Francisco.

    Es así como continuamos con el mandato de nuestro Señor y nuestros hermanos mayores en la fe; antes Pablo era perseguidor de cristianos y luego, al ver a Cristo, se convierte en uno de sus más fieles servidores. Él mismo lo confiesa en la primera lectura de hoy: ”con qué saña perseguía a la Iglesia de Dios y la asolaba, y me señalaba en el judaísmo más que muchos de mi edad y de mi raza, como partidario fanático de las tradiciones de mis antepasados. Pero, cuando aquel que me escogió desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia se dignó revelar a su Hijo en mí, para que yo lo anunciara a los gentiles, en seguida, sin consultar con hombres” (Gal 1, 13-16).

    De esta manera constatamos que el servicio sacerdotal es un sacramento que está en la Biblia. Definamos que es un sacerdote: ‘hombre que ha recibido el sacramento del orden y puede decir misa, administrar sacramentos y predicar.’

    Otra definición es: ‘un mediador autorizado para ofrecer sacrificios a Dios en reconocimiento de su dominio supremo y en expiación por los pecados.’

    A diferencia del profeta que comunica el mensaje de Dios a los hombres, el sacerdote es mediador de los hombres ante Dios.

    “Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados” (Heb 5,1).

    Cristo es Dios y hombre, como tal es el definitivo Profeta y Sacerdote de la Nueva Alianza. Nos lo ha dicho y hecho todo en su Hijo quien, como Hombre, Eterno y Sumo Sacerdote, se ofreció a sí mismo de una vez y por todas en la Cruz. Él es al mismo tiempo sacerdote y víctima de valor infinito y por lo tanto su sacrificio acaba con la necesidad de los antiguos sacrificios que debían repetirse constantemente. Al no necesitarse los antiguos sacrificios, tampoco se necesita el antiguo sacerdocio. Hay un sólo sacerdocio porque hay un sólo sacrificio.

    Pero, ¿cómo podemos ser todos sacerdotes si Jesús es el único sacerdote? Todos los bautizados están unidos a Cristo y participan incluso de su sacerdocio. La mayoría de los hermanos esperados creen, como los católicos, en el sacerdocio universal de los fieles en cuanto a que todos los creyentes ofrecen a Dios oraciones y alabanzas unidas a Cristo.

    Sin embargo la fe católica enseña una realidad más completa sobre el sacerdocio de los fieles: Todos los bautizados somos sacerdotes porque, por la gracia, formamos parte del Cuerpo Místico de Cristo
    San Pablo le enseña esto a los que ya eran bautizados:

    ”Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios: tal será vuestro culto espiritual. Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto.” (Rom 12,1-2)

    Fuente: http://www.corazones.org/sacramentos/orden_sac/sacerdote.htm

    Preguntas para compartir:

    1.- Tú como bautizado, llamado a ser sacerdote cooperando en el cuerpo de Cristo ¿qué has puesto al servicio de Dios?

    2.- ¿Qué diferencia existe entre las funciones de quienes ostentan el cargo de pastores en las asociaciones protestantes y en la Iglesia Católica? ¿Cuál de ambos es legítimo y pertecece al sacerdocio de Cristo y cuál no? ¿Por qué?

    Elaborada por:
    Rocío Rivera, mfc