Etiqueta: Eucaristía

La Eucaristía, presencia real de Cristo

Pbro. Héctor Pernía, mfc

A Cristo le recibimos cuando en la misa le comemos.

(154) a. Quiere que lo comamos para Él hacer de cada uno de nosotros su morada y amarnos así, desde dentro de nuestro propio cuerpo; y entrando en el cuerpo de todos, hacer de todos un mismo cuerpo con él. De allí se crece y se alimenta su Iglesia. ¡Qué inmensa es su misericordia!

b. Dios quiere que nos alimentemos de Él mismo. Por eso nos convoca: “el que me coma vivirá por mí” (Jn 6,57). Él quiere entrar en nosotros; y a través nuestro, él mismo, en su Espíritu, hacerse presente y perpetuar su Reino en el mundo. Por eso el cristiano acude a la Santa Misa a comulgar y a vivir con Él y según Él. ¿Y por qué mucha gente no se da cuenta de ello? Por tanto pecado que cometemos muchos de los que comulgamos. Actuamos como la luna eclipsando el sol.

¿Por qué es necesario comer a Cristo en una hostia?

(155) a. Cristo no lo necesitaría porque Él nos ve a todos, y sabría fácilmente cuando entra en nosotros. Pero nosotros sí necesitamos la hostia, porque Él es espíritu y limitados por nuestra corporeidad no le podemos ver; y al ver la blanca hostia tenemos una garantía irrefutable y la plena seguridad de que lo hemos recibido, de que sí lo hemos visto, lo hemos comido; de que entró a poner su morada en nuestro cuerpo.

b. No tomamos al sacerdote por lo que vemos, vemos en él al ministro de Cristo cumpliendo su misión de entregarnos al Pan vivo bajado del Cielo (cf. Jn 6,58) para que lo comamos diciendo: ‘Cuerpo de Cristo’, y le contestamos: ‘Amén’. Es entonces cuando, estando ya con Él en persona, e íntimamente juntos, al masticarle, le podemos decir: ‘Señor mío, y Dios mío. Realmente sé que eres tú, que estás aquí. Yo te recibo’.

c. El protestantismo separa y rompe la alianza con Dios. Dios nos une a Él mediante una Alianza, y la alianza se hace mediante la sangre de un cordero (cf. Ex 24,8; 30,10), un encuentro y unión entre la sangre Suya y la nuestra. Por eso Él se encarnó; por eso Cristo selló su alianza con los Apóstoles en la Última Cena dándoles a comer su Cuerpo y Su misma Sangre (cf. Mt 26,28) bajo las apariencias del pan y del vino. Por eso, nos ordenó que hiciéramos también ese pacto en memoria suya y por eso, también, vamos a la Eucaristía a renovar esa alianza uniendo la Sangre y la Carne de Dios con nuestra carne y con nuestra sangre par en adelante ser uno solo. Pero en el protestantismo todo se queda en RELACIÓN. Por eso se alejan. Niegan comer su carne y beber su sangre; si niegan su presencia real en el pan y el vino consagrados se resisten a hacer esa ALIANZA con Dios; se resisten a ser redimidos y salvados por el sacrificio de Cristo. Al ser meramente simbólica la presencia de Dios en la fracción del pan  que realizan, al rechazar los Sacramentos, sólo les queda una sola posibilidad…: RELACIÓN. Porque el cuerpo y la sangre de los protestantes queda separada y no se hace una con el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Dos personas que se relacionan no son un solo ser. Dos vecinos se relacionan pero cada uno vive aparte  en su casa y cada uno en su mundo distinto. Por eso, el protestantismo separa y rompe la alianza de los hombres con Dios.

Hay advertencias de Cristo para quienes le siguen pero se resisten a comerle (Jn 6,51-52.60).

(156) a. Les dijo que era necesario comer su Cuerpo y beber su Sangre para que pudieran, al igual que Él, vencer la muerte (cf. Jn 6,50) y alcanzar la vida eterna (cf. Jn 6,53). Es allí donde Cristo examina y pone también a prueba la fe de aquellos que en cada época dicen ser sus seguidores; es allí donde se decide y se sabe quién es discípulo suyo y quién no.

b. Solamente la Iglesia edificada sobre Pedro se queda para comerle (cf. Jn 6,68); otros, en cambio, también dicen ser cristianos, pero se dan la vuelta atrás y se marchan y abandonan la Eucaristía (cf. Jn 6,66) y, si de esa cita bíblica se quitara la coma entre los tres seis, mira lo que queda de allí: el ‘666’. Esperamos que eso no pase de ser mera casualidad.

Nos miramos en el espejo de los discípulos de Emaús.

(157) a. Todos los seguidores de Cristo estamos representados en los dos discípulos de Emaús; y abrimos bien los ojos para darnos cuenta de este profundo y definitivo detalle: siendo que Cristo caminaba con ellos, no lo reconocieron vivo sino después en la fracción del pan (cf. Lc 24,30-32).

b. Estamos, algo así, ante un anuncio y una instrucción donde a todos se nos está revelando que, para poder encontrar a Cristo vivo y resucitado, todas las generaciones tendrán que asistir a la Santa Misa, a la Eucaristía, a reconocerle en la fracción del pan y comerle. Allí se nos abrirán los ojos a nosotros también, y diremos: ‘Señor mío, Dios mío. ¡Eres tú! Creo, pero aumenta mi fe.”

Cristo está vivo en la hostia y el vino consagrados en la Eucaristía.

(158) a. Él mismo está allí, oculto tras las apariencias del pan de la hostia y de la uva del vino, consagrados en la Eucaristía. Esto ocurre justo en el momento cuando el sacerdote extiende sus manos sobre el pan y el vino y pronuncia sobre tales especies las mismas y exactas palabras que usó Jesucristo en la Última Cena para dar a sus apóstoles su Cuerpo y su Sangre tras las apariencias del pan y el vino que él les repartía.

b. Tomando el pan en sus manos les dijo: “TOMEN Y COMAN ESTO ES MI CUERPO…” Y luego, repartiéndoles el vino les dijo: “TOMEN Y BEBAN ESTA ES MI SANGRE…” (Mt 26,26-28). Para la ciencia y la mente esto es imposible; pero la ciencia no puede ir más allá de lo que él hombre puede alcanzar. Él mismo hombre es su límite. A quienes dudan de su poder Cristo les dice: “para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible” (Mt 19,26). Allí está Cristo cumpliendo lo que Él mismo, en Eclo 24, 21, la sabiduría de Dios, anunció: “Los que me comen seguirán con hambre de mí, los que me beben seguirán teniendo sed de mí”. ¿Cómo comerle sin que sea el mismo Cristo lo estoy comiendo; e incluso, aunque sea pan o sea vino lo que esté mirando o lo que a mi paladar le esté pareciendo? Igual lo debo decir al beber su sangre aunque lo que esté mirando y lo que esté probando parezca vino.

c. ¿Acaso dudas que Cristo? El allí pensó en ti y lo dijo también por ti y para ti. Él pensó en toda la humanidad, en cada uno de nosotros, para que todos le pudiéramos comer y llevar dentro de nuestro cuerpo ¿Sorprendente, verdad? Por eso le dio al final esta orden a sus apóstoles: “HAGAN ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA” (Lc 22,19).

Los católicos tenemos otra comida que el mundo no ha conocido.

(159) a. Los de este mundo buscan sólo comida que llena por un instante y pronto vuelven a sentir hambre. Esa es la comida verdadera para ellos, y de ella buscan llenarse. Pero para quienes no son de este mundo, los ciudadanos del reino de los Cielos, la comida es otra, no es de aquí abajo, nos viene del mismo Dios: el Cuerpo y la Sangre de su amado Hijo Jesucristo.

b. El Rey de los Cielos, nos envía comida de su Reino, no comida de aquí. ¡He aquí el misterio de la Eucaristía! He aquí de lo que en 1Cor 11,22-32 el apóstol Pablo nos está dando instrucción.

¿Con qué, sino con Él mismo, alimentaría Cristo a los Suyos?

(160) a. La Iglesia es el Cuerpo de Cristo; y Cristo, ¿con qué lo alimentaría por los siglos de los siglos? Dice en la Biblia: “Nadie aborrece su cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida. Y eso es justamente lo que Cristo hace por la Iglesia, pues nosotros somos miembros de su cuerpo” (Ef 5,29-30).

b. Él mismo es la comida, el alimento, la bebida para todos los suyos; así nutre y fortalece de modo inseparable la unidad ‘Cristo e Iglesia’; de modo que los que le comen en la Santa Misa podrían decir de Cristo lo que Él dice del Padre: “El permanece en mí y yo en Él”.

c. Son palabras del mismo Jesucristo: “El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. El que me coma vivirá por mí” (Jn 6,56-57). Así, mediante este santo misterio, quiso Cristo encarnarse por siempre, él mismo, en el cuerpo de cada uno de los suyos para hacer de todos un mismo cuerpo con Él uniéndonos a hacer siempre su voluntad.

d. Cortos quedamos para poder conocer hasta dónde puede llegar el misterio y las consecuencias de que la Iglesia sea el cuerpo de Cristo. Y es que, para que ella sea su Cuerpo, es absoluta y lógicamente necesario, que en cada uno de sus miembros – los bautizados – deba de estar de manera real y verdadera el mismísimo Cuerpo y la mismísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo, mediante la manera o forma que el mismo Cristo establecería; que en este caso, es la Eucaristía y el sacramento del Sacerdocio para hacerlo posible.

El apóstol Pablo confesó la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

(161) a. Cuando participaba de la Eucaristía él sabía bien que la presencia de Cristo en el pan y vino consagrados no era simbólica sino verdadera y real. De eso él nos da este testimonio:

b. “Os hablo como a personas sensatas. Juzgad vosotros lo que digo. La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? Porque uno solo es el pan, aun siendo muchos, un solo cuerpo somos, pues todos participamos del mismo pan” (1Cor 10,15-17).

c. Es tan sagrada y verdadera su presencia real, que por eso, más adelante, advierte: “Por tanto, quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba del cáliz. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condena” (1Cor 11,27-28).

En cada Eucaristía puedo exclamar: “Señor, tus obras son admirables”.

(162) a. En cada Santa Misa, en el instante de la consagración, o en el justo momento de prepararnos para comulgar, como el siervo Job le decimos a Dios: “Me doy cuenta que todo lo puedes, que eres capaz de cualquier proyecto” (Job 42,2). Mientras tanto Cristo, que se nos ofrece y nos espera, nos responde: “Para Dios nada hay imposible” (Mt 19,26).

b. Al elevar nuestros ojos y doblar nuestras rodillas para adorar al Cordero en la blanca hostia, Dios nos habla a nuestra inquieta alma diciéndonos: “He aquí que yo soy Dios. Dios de toda carne. ¿Habrá algo que sea difícil para mí? (Jr 32,27). Allí estamos ante Él frente a frente, desbordados por tanta misericordia que viene nuevamente a acampar entre nosotros, de esta manera, así como acampó ante Moisés oculto y verdaderamente vivo en las apariencias de una zarza ardiente (cf. Ex 3,1-6).

c. Que encuentro tan sublime y arrebatador, estar allí ante el mismo Dios y poder rendirle adoración y gloria, a Él mismo en persona, diciendo como le dijo el profeta Isaías: “verdaderamente tú eres el Dios que te encubres, Dios de Israel que salvas” (Is 45,15). Amén.

La Santa Misa está empapada de Biblia.

(163) a. Así como lees; desde la primera hasta la última señal de la cruz, desde que la Misa empieza hasta que termina. Puedes conocer muchísimo más al respecto, leyendo el maravilloso y apasionante libro, “La Cena del Cordero”, escrito por el ex pastor calvinista SCOTT HAHN.

b. En la Iglesia Católica, si una persona asiste a misa sin faltar todos los días durante tres años, escucha la proclamación y la predicación de toda la Biblia completa. Esto es, gracias a que se tienen los LECCIONARIOS, organizados en tres Ciclos Litúrgicos: “A”, “B” y “C”.

c. En la Iglesia Católica no se le esconde nada de Biblia al pueblo; toda la Sagrada Escritura es proclamada y predicada, cosa que no hacen las denominaciones que se dicen llamar ‘cristianas’ o ‘evangélicas’, donde pueden pasar, incluso años, sin enterarse de lo que dicen muchos pasajes, capítulos o hasta libros enteros de la Biblia, y esto se debe, dice el ex pastor Scott Hahn, a que las personas permanecen atadas o sometidas a los pasajes bíblicos favoritos que sus falsos pastores una y otra vez utilizan. Esas cosas no pasan en la Iglesia Católica en cualquier lugar del

Recorrido Bíblico de toda la Santa Misa.

(164) a. Les invito a seguir este precioso estudio que el ex pastor Scott Hahn nos ofrece sobre la Santa Misa[1]:

  • La Señal de la Cruz: los Apóstoles recibían a los nuevos bautizados trazando este signo en su frente (cf. Ef 1,13; Ap 7,3).
  • “En el nombre del Padre, del Hijo y del E. Santo…” (Mt 28,19).
  • Saludo: “El Señor esté con ustedes”. R: “¡Y con tu espíritu…!” (2Tim 4,22)
  • “La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor d Padre…” (2Cor 13,13; Ef 1,2).
  • Señor ten piedad… (Sal 51,1; Bar 3,2; Lc 18,13.38-39).
  • “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres….” (Lc 2,14).
  • El Credo y las Plegarias Eucarísticas están compuestos de palabras y frases bíblicas.
  • “Santo, santo, santo es el Señor. Lleno está el cielo y…” (Is 6,3; Ap 4,8).
  • “Bendito el que viene en el nombre del Señor… Hosanna en el cielo…” (Mc 11, 9-10).
  • “Tomad esto es mi cuerpo… Tomad y bebed, esto es…” (Mc 14,22-24).
  • Oramos como Jesús nos enseño: “Padre Nuestro q estás…” (Mt 6, 9-13).
  • “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo…” (Jn 1,29-36).
  • “Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa, pero…” (Lc 7,7).
  • Nos arrodillamos (cf. Sal 95,6; Hch 21,5).
  • Saludo de la Paz (cf. 1Sam 25,6; 1Tes 5,26).
  • Cantamos himnos (1Mac 10,7-38; Hch 16,25).
  • Juntos alrededor de un altar (cf. Gn 12,7; Ex 24,4; 2Sam 24,25; Ap 16,7).
  • Con incienso (cf. Jer 41,5; Ap 8,4).
  • Servido por sacerdotes (cf. Ex 28,3-4; Ap 20,6).
  • Vestiduras sagradas para los sacerdotes (cf. Ex 28,1-43).
  • Ofrecemos una acción de gracias con pan y vino (cf. Gn 14,18; Mt 26,26-28).
  • Desde la primera señal de la cruz hasta el último AMÉN (cf. Neh 8,6; 2Cor 11,20).

La Eucaristía, en la Iglesia primitiva, nos lleva a la Iglesia Católica.

(165) Conozcamos algunos testimonios de pastores de la Iglesia de Dios de los primeros tres siglos:

a. Ignacio de antioquía (45-107 d. c): “Que nadie sin el obispo haga nada de lo que atañe a la Iglesia. Sólo aquella Eucaristía ha de ser tenida por válida: la que se hace por el obispo o por quien tiene autorización de él”[2]. Ignacio fue discípulo del Apóstol Juan y Obispo de Antioquía

b. Justino (100-165 d. c.): “A este alimento lo llamamos Eucaristía. A nadie le es lícito participar si no cree que nuestras enseñanzas son verdaderas, ha sido lavado en el baño de la remisión de los pecados y la regeneración, y vive conforme a lo que Cristo nos enseñó. Porque no los tomamos como pan o bebida comunes, sino que, así como Jesucristo, Nuestro Salvador, se encarnó por virtud del Verbo de Dios para nuestra salvación, del mismo modo nos han enseñado que esta comida—de la cual se alimentan nuestra carne y nuestra sangre—es la Carne y la Sangre del mismo Jesús encarnado, pues en esos alimentos se ha realizado el prodigio mediante la oración que contiene las palabras del mismo Cristo. Los Apóstoles—en sus comentarios, que se llaman Evangelios—nos transmitieron que así se lo ordenó Jesús cuando tomó el pan y, dando gracias, dijo: Haced esto en conmemoración mía; esto es mi Cuerpo. Y de la misma manera, tomando el cáliz dio gracias y dijo: ésta es mi Sangre. Y sólo a ellos lo entregó (…)[3].

c. Ireneo de lyon (140-202 d. c.): “Pues él mismo confesó que el cáliz, que es una creatura, es su sangre (Lc 22,20; 1Cor 11,25), con el cual hace crecer nuestra sangre; y el pan, que es también una creatura, declaró que es su propio cuerpo (Lc 22,19; 1Cor 11,24), con el cual hace crecer nuestros cuerpos”.[4]


[1] La Santa Misa es Bíblica, en «Héctor Pernía, sdb», <https://www.youtube.com/watch?v=A5QZH8fWP-0&feature= youtu.be>, (Ingreso: 29-07-2015).

[2] IGNACIO DE ANTIOQUÍA, “Carta a los Esrmirnas”, VIII, en «Biblioteca Católica Digital», <http://www.mercaba.org /FICHAS/Escrituras/carta_san_ignacio_ESMIRNEANOS.htm>, (Ingreso 30-07-2015).

[3] JUSTINO, “Apología 1”, 65-67, José Antonio Laorte, «El tesoro de los Padres». Selección de textos de los Santos Padres para el cristiano del tercer milenio. Ediciones Rialp, S.A., Madrid, pág 63.

[4] IRENEO DE LYON, “Contra las herejías”, V. 2.2., en «Biblioteca Católica Digital»,  <http://www.mercaba.org/TESORO /IRENEO/08-1.htm>, (Ingreso: 30-07-2015).


NOTA: te invitamos a nuestra biblioteca de video, y podrás conocer lo que enseñan los más importantes apologetas del momento:

HF-VIDEO / La Eucaristía, ¿presencia real o simbólica de Cristo?

Cristo anunció su presencia real en el pan Eucarístico.

Liturgia< 📖>Apologética
De la Liturgia de la Palabra.
III Sem. de Pascua. Ciclo B.
Fecha: 19 de abril de 2018

Comentario:
Para quienes encuentran difícil entender que los católicos, cuando van a misa, recibimos, no una simple hostia, sino el mismísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, es oportuna la liturgia de hoy, especialmente para aquellos que se apartaron de la Iglesia Católica para vivir la fe fuera de ella. Con este tema quiero darles a ver algo oculto, diferente y desconocido a lo que los falsos pastores les dicen sobre la Santa Misa.

Justamente en el santo Evangelio de hoy (Jn 6, 44-51), el propio Jesucristo hace un revelador anuncio de lo que iba a ofrecer como alimento y sacrificio en la Última Cena. El dijo:

“Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo”. (Jn 6,51)

Aquí habla en futuro, y leyendo el capítulo 6, desde el versículo 1 hasta el 40, no hay uno que señale lo del 41, es decir, que Jesús haya dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo». Sin embargo esto es lo entendido por todos, tanto que Juan lo señala como murmullo de los judíos. Y cuando Jesús se percata de ello los increpa: “no murmuren entre ustedes” y reafirma ése sentido entendido: “Yo soy el Pan de Vida”. El hablarles de esa manera los escandalizaba tanto que muchos de sus discípulos terminan yéndose, y pregunta a los doce: “También ustedes quieren marcharse?.” (Jn 6,67).

Este sentido es literal y no figurado porque si no los discípulos, como en otros pasajes, le hubiesen pedido explicación del lenguaje usado en la Última Cena, al tomar y comer el cuerpo del Señor. (Lc 22,19). San Pablo lo recalca cuando explica que él ha transmitido fielmente lo que Jesús le enseñó: ”Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío” (1Cor 1,24) Y si aún así siguen afirmando que es simbólico entonces, ¿también lo es la resurrección? (Jn 6,54).

Hay que asimilar que en la Nueva Alianza, nos reunimos en asamblea para comer el pan de los ángeles: Jesucristo, como expiación y remisión de nuestros pecados. Ya lo decía San Cirilo: «No pienses, por tanto, que el pan y el vino eucarísticos son elementos simples y comunes: son nada menos que el cuerpo y la sangre de Cristo, de acuerdo con la afirmación categórica del Señor; y aunque los sentidos te sugieran lo contrario, la fe te certifica y asegura la verdadera realidad».
«La fe que has aprendido te da, pues, esta certeza: lo que parece pan no es pan, aunque tenga gusto de pan, sino el cuerpo de Cristo; y lo que parece vino no es vino, aun cuando así lo parezca al paladar, sino la sangre de Cristo»(1)

Fuente:
1. San Cirilo de Jerusalén, (315-386 d. C.)
Catequesis de Jerusalén 22, Mystagogica 4,1.3-6.9

Preguntas para compartir:

1. Para un simple humano es imposible que un pan 🍞 se convierta en carne aunque ante los ojos y al paladar siga pareciendo pan. ¿Pero, para Cristo es imposible? Argumenta tu respuesta.

2. ¿Qué efectos produce en la persona participar en la Santa Comunión?

Elaborado por:
Pbro. Héctor Pernía, mfc.

Del maná a la Eucaristía

Liturgia< 📖>Apologética
De la Liturgia de la Palabra.
III Sem. de Pascua. Ciclo B.
Fecha: 17 de abril de 2018

Comentario:

Hoy en el santo Evangelio (Jn 6, 30-35) vemos a Jesucristo revelando ante los Judíos que el maná que habían comido en el desierto era sólo camino que les llevaba hacia el pan verdadero del cielo, y que allí mismo lo tenían de frente. Jesús utiliza un lenguaje duro y difícil de asimilar, les habla de comerlo a él. Ellos, y sus antepasados, venían de alimentarse de la ley mosaica. En ella buscaban saciar su sed de Dios. Ahora debían pasar el puente hacia Cristo, avanzar por la calle de la Nueva Alianza, y entrar en la casa donde Él mismo les espera y en torno al altar de la Última Cena, les ofrece el banquete venido del cielo, su propio Cuerpo y su propia Sangre.

Como la estrella que guió a los pastores y a los reyes magos hacia el lugar santo del nacimiento de Cristo, así el maná en el desierto fue como un astro para guiar al pueblo peregrino de Israel hacia el Pan santo de la Eucaristía: JESUCRISTO. También a nosotros nos encamina hacia el Único que puede saciar nuestra sed de eternidad. Cristo nos mira en los ojos de cada uno de los Apóstoles; toma el pan y lo bendice, lo parte y, nos lo da diciéndonos: Tomad, comed, éste es mi cuerpo.Toma luego una copa y, dadas las gracias, nos la da diciendo: Bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados.(Mt 26, 26-28)

Resuene en los oídos del mundo entero este mensaje que sale de los altares donde está Cristo vivo llamándonos a su Banquete: «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mi no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed.» (Jn 6,35)

Oh santa gracia y santo Amor, oh gloria tan grande la que se nos dio, que aquí en la tierra podamos comer, el Cuerpo y la Sangre de nuestro Redentor.

Preguntas para compartir:

1. ¿Que relación y diferencias existen entre el maná caído del cielo en tiempos de Moisés y el pan consagrado en cada Eucaristía?

2. ¿Qué experiencia espiritual vives cuando comulgas en la Santa Misa?

Elaborado por:
Pbro. Héctor Pernía, mfc.

Obra Teatral: ¿USTEDES SON MIS DISCÍPULOS?

ESCENA DE INICIO: En un lugar abierto aparece en escena Jesús predicando y los actores de la obra escuchándole: sacerdotes, religiosas, pastores y miembros de algunas denominaciones cristianas (pentecostales, adventistas, testigos de Jehová, etc.)

PERSONAJES:
Jesús
Transeuntes (4)
Pueblo (3 o más)
Pastores
Judío
Pastores (3)
Cronista
Sacerdote
Hermano evangélico
Hermana evangélica

JESUS… “FELICES LOS QUE TIENEN EL ESPÍRITU DEL POBRE, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS.
FELICES LOS QUE LLORAN, PORQUE RECIBIRÁN CONSUELO.
FELICES LOS PACIENTES, PORQUE RECIBIRÁN LA TIERRA EN HERENCIA.
FELICES LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA, PORQUE SERÁN SACIADOS.
FELICES LOS COMPASIVOS, PORQUE OBTENDRÁN MISERICORDIA.
FELICES LOS DE CORAZÓN LIMPIO, PORQUE VERÁN A DIOS.
FELICES LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ, PORQUE SERÁN RECONOCIDOS COMO HIJOS DE DIOS.
FELICES LOS QUE SON PERSEGUIDOS POR CAUSA DEL BIEN (DE LA JUSTICIA), PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS.

Pasan por allí cuatro transeúntes que se acercan y se detienen a oír a Jesús…

TRANSEUNTE 1… ESCUCHA COMPADRITO… ESCUCHA ESAS PALABRAS… NUNCA JAMAS SE HABIA OIDO A ALGUIEN HABLAR ASI…  ME ESTA LLENANDO EL CORAZON…. ¡Y MIRA LA CARA DE TODOS….! ESTAN COMO ELECTRIZADOS ESCUCHANDOLE…

TRANSEUNTE 2…. NO ES PARA MENOS… SUS PALABRAS LLEGAN AL CORAZON…  SE SIENTE QUE ES LA VOZ DEL MISMO DIOS…  YO ME QUEDO AQUÍ.. ¿Y TÚ?

TRANSEUNTE 1….. POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA CONSIGO A ALGUIEN QUE ME ENTIENDE… NO SE QUE ME ESTA PASANDO… ¿ME ESTOY VOLVIENDO LOCO O QUE……? YO ME QUEDO… QUIERO SEGUIR A ESTE SEÑOR… A VER QUE LE PASA A MI VIDA…

TRANSEUNTE 2… PERO HAGA SILENCIO… QUIERO OIRLE…..Y TU… PRESTALE ATENCION TAMBIEN

TRANSEUNTE 1… VAMOS.. VAMOS… ACERQUÉMONOS MAS….

JESÚS….  “EN VERDAD LES DIGO QUE YO SOY LA PUERTA DE LAS OVEJAS. TODOS LOS QUE HAN VENIDO ERAN LADRONES Y MALHECHORES, Y LAS OVEJAS NO LES HICIERON CASO. YO SOY LA PUERTA: EL QUE ENTRE POR MÍ ESTARÁ A SALVO; ENTRARÁ Y SALDRÁ Y ENCONTRARÁ ALIMENTO.
EL LADRÓN SÓLO VIENE A ROBAR, MATAR Y DESTRUIR, MIENTRAS QUE YO HE VENIDO PARA QUE TENGAN VIDA Y LA TENGAN EN PLENITUD.
YO SOY EL BUEN PASTOR. EL BUEN PASTOR DA SU VIDA POR LAS OVEJAS. NO ASÍ EL ASALARIADO, QUE NO ES EL PASTOR NI LAS OVEJAS SON SUYAS. CUANDO VE VENIR AL LOBO, HUYE ABANDONANDO LAS OVEJAS, Y EL LOBO LAS AGARRA Y LAS DISPERSA. A ÉL SÓLO LE INTERESA SU SALARIO Y NO LE IMPORTAN NADA LAS OVEJAS.
YO SOY EL BUEN PASTOR Y CONOZCO A LOS MÍOS COMO LOS MÍOS ME CONOCEN A MÍ, LO MISMO QUE EL PADRE ME CONOCE A MÍ Y YO CONOZCO AL PADRE. Y YO DOY MI VIDA POR LAS OVEJAS.

TRANSEUNTE 1… VISTE… ¿Y HAS OIDO LO QUE YO ESTOY ESCUCHANDO…? NADIE ANTES NOS HABIA HABLADO COMO EL….

TRANSEUNTE  2… Y NO HAS VISTO NADA… SI HUBIERAS VISTO TODOS LOS MILAGROS QUE HA HECHO… HASTA HIZO CALMAR LA TEMPESTAD DEL MAR CON UNA SOLA PALABRA QUE DIJO… Y

TRANSEUNTE 3: HASTA LOS DEMONIOS LE HACEN CASO… LE TIENEN MIEDO… LOS EXPULSA CON APENAS HACERSE PRESENTE…

TRANSEUNTE 4… YO LES VOY A DECIR UNA COSA PERO NO SE VAYAN A REIR..YO VENIA PENSANDO DESDE HACE  DIAS PASARME A EVANGELICO PUES CERCA DE MI CASA LLEGARON Y ME HABLARON MUY HERMOSO DE JESUCRISTO… ME TOCARON EL CORAZON…. QUE LES PARECE…LOS INVITO A USTEDES TAMBIEN…
QUE TAL SI HABLAMOS CON JESUS Y SE LO DECIMOS….

TRANSEUNTE 1… YO ESTOY DISPUESTO, NO SE USTEDES… DESPUES DE TODO… YA ESTOY HOSTINADO DE ESTAR VIVIENDO ASI.. CON TANTO PECADO… SOY UN MUNDANO…. PURO AGUARDIENTE Y MUJERES, LLEVO AÑOS QUE NO PISO LA IGLESIA CATOLICA….

TRANSEUNTE 2… YO IGUAL…A MI ME DA MUCHA FLOJERA IR A LA MISA… MI ESPOSA ME DICE.. MI MAMA ME FASTIDIA A CADA RATO…. NO LOS SOPORTO….

TRANSEUNTE…3 PERO ESTO ES MAS FINO… AHÍ CANTAN MAS FINO…Y NO HAY TANTAS NORMAS…LE DAN A UNO UNA BIBLIA Y ESTA LISTO….LLEVARLA SIEMPRE A TODAS PARTES Y CON CREER EN CRISTO YA ESTAMOS SALVADOS… QUE TAL….? MAS FACIL NO PUEDE SER…
AHÍ NO PIDEN OBRAS… SOLO CREER….TENER FE…. Y YA CON ESO UNO ESTA SALVADO….

TRANSEUNTE 2… VAMOS A DECIRLE A JESUS QUE QUEREMOS RECIBIR EL EVANGELIO… QUE NOS LO DE.. QUE QUEREMOS ESTAR CON EL…. LES PARECE….?

TRANSEUNTE 3…  ¡VA PUE…! ¡QUIEN DIJO MIEDO…! VAMOS. YA SE LO QUE LE VOY A DECIR…DEJENMELO A MI…

TRANSEUNTE 4…. BUENO… DE ACUERDO… TU HABLAS POR LOS CUATRO… CUALQUIER COSA AHÍ VAMOS A ESTAR AL LADO Y TE AYUDAMOS….

Se acercan a Jesús y el TRANSEUNTE 3 le dice…

TRANSEUNTE 1…. OYE JESUS… PODEMOS HABLARTE….

JESÚS…. CLARO.. SIEMPRE QUE LO NECESITEN ALLI ESTARE CON USTEDES…..

TRANSEUNTE 2…  (en voz baja a Discípulo 2) OYERON… ¿ESCUCHARON COMO HABLA….?….. MAS FINNO….!

TRANSEUNTE 3… NOSOTROS TE VENIMOS ESCUCHANDO DESDE HACE RATO… Y TUS PALABRAS NOS HA LLENADO… NOS GUSTA COMO HABLAS LA VERDAD Y COMO CAMBIAS LAS VIDAS… A NOSOTROS NOS HAS CAMBIADO… Y AHORA QUEREMOS QUEDARNOS CONTIGO Y SEGUIRTE…

JESÚS… SUS CARAS ME SON CONOCIDAS… LES RECUERDO DESDE EL DIA DE SU BAUTISMO… SON CATOLICOS, ¿VERDAD?  USTEDES YA ESTAN CONMIGO… SON MIOS….

TRANSEUNTE 4… LA VERDAD SI… MAESTRO… PERO NOSOTROS HACE MUCHO TIEMPO QUE NO VAMOS A LA IGLESIA… NUNCA NOS HA GUSTADO LA IGLESIA CATOLICA… ES ABURRIDA…ME DUERMO EN LAS MISAS…. NO CREO EN LOS CURAS….!

TRANSEUNTE 3…  QUEREMOS IR CONTIGO JESUS… DIRECTAMENTE CONTIGO ES MEJOR…VERDAD AMIGOS….?

JESÚS… DE VERAS… QUIEREN SEGUIRME….?

TRANSEUNTES: (al mismo tiempo…..) SI CLARO… LO QUE USTED DIGA SEÑOR…! ¿QUE DEBEMOS HACER…..?

JESÚS… UNA SOLA COSA DEBEN HACER….

TRANSEUNTE 1…: DINOS… LA QUE SEA Y LO HACEMOS…. ESTAMOS DISPUESTOS A…. COMO TU MISMO DIJISTE EL OTRO DIA… A NACER OTRA VEZ… NACER DE NUEVO….

TRANSEUNTE 2… PERO DEJENLO HABLAR… CAYENSE… SI…!

JESÚS…. DEBEN SER MIS DISCIPULOS… ESO ES TODO… DEBEN SER MIS DISCIPULOS…. Y HACER TODO CUANDO YO LES HE ANUNCIADO….

TRANSEUNTE 3…. ESTAMOS TODOS DE ACUERDO… DESDE HOY QUEREMOS SER TUS DISCIPULOS… YA LO HEMOS ACORDADO…!

Se chocan espontáneamente las manos como gesto de acuerdo… Del pueblo, a voz en grito…dicen cosas así…

PUEBLO 1… JESUS TE ESTAMOS ESPERANDO..

PUEBLO 2… NECESITAMOS OIRTE….

PUEBLO 3… HEMOS VENIDO DE LEJOS A ESCUCHAR TU PALABRA… NUESTRA ALMA ESTA SEDIENTA DE TI…..!
Jesús levanta la mano pidiendo un poco de calma….y les dice…

JESUS…. BIENVENIDOS…TENEMOS AQUÍ NUEVOS DISCIPULOS MIOS… ESTAN MUY CERCA DEL REINO DE DIOS….

Y los presenta….

Les presenta en forma improvisada y espontanea a varios… unos como pastores de Iglesias evangélicas y otros como sacerdotes y religiosas católicas, identifica diciendo nombres de diversas agrupaciones… pentecostales… adventistas, bautistas, luteranos, etc ; y presenta también el sector católico, algunos sacerdotes y religiosas que están presentes… y comienza a hablarles en voz alta diciendo…

JESÚS… VENGAN A MÍ LOS QUE VAN CANSADOS, LLEVANDO PESADAS CARGAS, Y YO LOS ALIVIARÉ.   CARGUEN CON MI YUGO Y APRENDAN DE MÍ, QUE SOY PACIENTE Y HUMILDE DE CORAZÓN, Y SUS ALMAS ENCONTRARÁN DESCANSO.   PUES MI YUGO ES SUAVE Y MI CARGA LIVIANA.”

PASTORES…  (a voces libres y gritos de júbilo dicen expresiones semejantes….) GLORIA AL SEÑOR.. ALELUYA… AMEN……!

Todos se disponen para oírle con más atención… buscan puestos cómodos y Jesús toma un lugar donde todos le puedan ver y oír con comodidad…. Comienza a hablarles diciendo…

JESÚS… YO SOY EL PAN DE VIDA. SUS ANTEPASADOS COMIERON EL MANÁ EN EL DESIERTO, PERO MURIERON: AQUÍ TIENEN EL PAN QUE BAJA DEL CIELO, PARA QUE LO COMAN Y YA NO MUERAN.
YO SOY EL PAN VIVO QUE HA BAJADO DEL CIELO. EL QUE COMA DE ESTE PAN VIVIRÁ PARA SIEMPRE. EL PAN QUE YO DARÉ ES MI CARNE, Y LO DARÉ PARA LA VIDA DEL MUNDO.”

JUDIO 1….. (en tono de discusión y extrañado por lo nuevo que Jesús dice) : “¿CÓMO PUEDE ÉSTE DARNOS A COMER CARNE?”

JESÚS LES DIJO: “EN VERDAD LES DIGO QUE SI NO COMEN LA CARNE DEL HIJO DEL HOMBRE Y NO BEBEN SU SANGRE, NO TIENEN VIDA EN USTEDES. EL QUE COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE VIVE DE VIDA ETERNA, Y YO LO RESUCITARÉ EL ÚLTIMO DÍA.
MI CARNE ES VERDADERA COMIDA Y MI SANGRE ES VERDADERA BEBIDA. EL QUE COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE PERMANECE EN MÍ Y YO EN ÉL. COMO EL PADRE, QUE ES VIDA, ME ENVIÓ Y YO VIVO POR EL PADRE, ASÍ QUIEN ME COME VIVIRÁ POR MÍ. ESTE ES EL PAN QUE HA BAJADO DEL CIELO. PERO NO COMO EL DE VUESTROS ANTEPASADOS, QUE COMIERON Y DESPUÉS MURIERON. EL QUE COMA ESTE PAN VIVIRÁ PARA SIEMPRE.

TRANSEUNTE 1…. (Con cara de recelo y duda) “¡ESTE LENGUAJE ES MUY DURO…! QUIEN VA A QUERER ESCUCHAR ESTO…!

Varios hacen gesto de murmurar entre ellos en baja voz…

TRANSEUNTE 2… ESTE JESUCRISTO ESTA LOCO… COMO PRETENDE QUE NOS VAMOS A PONER A COMER SU CUERPO….

PASTOR PROTESTANTE 1….  HABLA MUY BONITO PERO ESTO NO PUEDO YO PASARLO…. TODO IBA BIEN HASTA QUE EMPEZO A DECIR ESO… ESO ME SUENA A DOCTRINA CATOLICA…..MI IGLESIA NO CREE EN ESTO…!

JESÚS… EN VERDAD LES DIGO… USTEDES QUIEREN SER MIS DISCIPULOS… PERO SE ESCANDALIZAN DE MIS PALABRAS… SI QUIEREN SER MIS DISCIPULOS DEBEN COMER CONMIGO EL PAN QUE LES DARE EN LA ULTIMA CENA… EL PAN QUE SERA MI CARNE… ¡Y EL VINO QUE SERA MI SANGRE VERDADERA…!

PASTOR 2… NO PUEDO TOLERAR ESTO… ME TRAJO AQUÍ PARA DECIRME ESO…. LOS TESTIGOS DE JEHOVA NO ACEPTAMOS COSA SEMEJANTE…NO PUEDO ACEPTARLO… ME ESTÁ EXIGIENDO IR A LA EUCARISTIA Y COMULGAR… MI IGLESIA NO ACEPTA NI RECONOCE LA SANTA MISA…! ¡LO SIENTO MUCHO NO PUEDO SEGUIR AQUÍ…!

JESÚS…. ¿CON QUE TIENES UNA IGLESIA DONDE NO ME ACEPTAN EN LA SANTA MISA…? EN VERDAD LES DIGO. “EL QUE NO COMA DE MI CUERPO Y BEBA DE MI SANGRE NO TENDRAN PARTE EN MI…!  ¡YA VEO QUE HAN TOMADO SU PROPIO CAMINO Y LES CUESTA ESTAR CONMIGO…! HAN IDO A FUNDAR SU PROPIA IGLESIA PORQUE NO ACEPTAN MIS PALABRAS.

TRANSEUNTE 1…. MIRA… AMIGOS MIOS… YO ME VOY DE AQUÍ….. ESTO NO ME CONVENCE…. ¿TÚ TE IMAGINAS….? ¿COMERNOS A ESTE HOMBRE….? NOOOOO QUE VA… NI QUE YO ESTUVIERA LOCO…LOS PASTORES TIENEN RAZON… VAMONOS CON ELLOS….! YO NO QUIERO SER CATOLICO… Y ESTAR ESCUCHANDO SIEMPRE ESTAS LOCURAS.

TRANSEUNTE 2… PA COMER PAN EN LA MISA MEJOR LO COMO EN MI PROPIA CASA…. Y LE  PONGO QUESO… BOCADILLO… CON UN CAFÉ BIEN RICO….!

JESÚS… SE dio cuenta de que sus discípulos criticaban su discurso y les dijo: “¿LES DESCONCIERTA LO QUE HE DICHO? ¿QUÉ SERÁ, ENTONCES, CUANDO VEAN AL HIJO DEL HOMBRE SUBIR AL LUGAR DONDE ESTABA ANTES? EL ESPÍRITU ES EL QUE DA VIDA, LA CARNE NO SIRVE PARA NADA. LAS PALABRAS QUE LES HE DICHO SON ESPÍRITU Y VIDA. PERO HAY ENTRE USTEDES ALGUNOS QUE NO CREEN.”

PASTOR 1…. YO ME VOY DE AQUÍ… HASTA AQUÍ SIGO…. NO SE USTEDES…..!

PASTOR 2…VAMONOS DE AQUÍ…. ESTE NO ES NINGUN ENVIADO DE DIOS….SE LAS HECHA DE DIOS Y ES UNO COMO NOSOTROS….YO SIGO CON MI IGLESIA….!
Se embochincha el lugar y muchos abandonan el sitio…. Queda luego un profundo silencio… y en el lugar quedan solo unos cuantos… entre ellos los sacerdotes y las religiosas….

QUIEREN SER MIS DISCIPULOS… VAN A SUS PROPIAS IGLESIAS Y DIRAN QUE SE REUNEN EN MI NOMBRE PERO EN REALIDAD NO QUIEREN ESTAR CONMIGO… Y CREO QUE TAMBIEN MUCHOS IRAN TRAS ELLOS PUES LES RESULTA DURO MI LENGUAJE… COMER MI CARNE Y BEBER MI SANGRE LES RESULTA DIFICIL CREERLO Y ACEPTARLO  Y LE PREGUNTO A LOS POCOS QUE QUEDARON EN EL LUGAR…. “¿QUIEREN MARCHARSE TAMBIÉN USTEDES?”

SACERDOTE…: “SEÑOR, ¿A QUIÉN MAS VAMOS A IR? SOLO TÚ TIENES PALABRAS DE VIDA ETERNA. NOSOTROS CREEMOS Y SABEMOS QUE TÚ ERES EL SANTO DE DIOS.”

CRONISTA… Y los doce apóstoles se quedaron con Jesús… otros muchos se apartaron del camino del Señor y dejaron de ser sus discípulos… en la noche de la Ultima Cena los mismos doce estuvieron comiendo del cuerpo y la sangre de Cristo, en el pan y el vino que El mismo les repartía…  afuera por su parte… las palabras de Jesús fueron causando crisis en muchos de los que le abandonaron….

PASTOR 1… QUE ME PASO….? PORQUE NO PUDE ACEPTAR SUS PALABRAS…? COMO PUEDO YO CREER QUE LE TENGA QUE TRAGAR Y COMER…  QUE ESTÁ ALLÍ EN EL PAN Y EL VINO… NO NO… ESTO NO PUEDE SER…. PERO TAMBIÉN SE QUE SUS PALABRAS SON VERDAD… QUE ME PASO…!   COMO PUEDO YO ANDAR PREDICANDO COMO PASTOR PENTECOSTAL A UN JESÚS DEL CUAL NI SIQUIERA YO SOY SU DISCÍPULO…PUES ACABO DE RENUNCIAR A ESTAR CON EL…

PASTOR 2… LLEVO TODA LA VIDA EN LA IGLESIA CRISTIANA ADVENTISTA… Y SIEMPRE ME CREÍ DISCÍPULO DEL SEÑOR. HOY ESTO QUE ME HA PASADO ME TIENE MAL… NO PUDE ACEPTAR SU LENGUAJE…. SUS PALABRAS… NO NO… NO SOPORTO ESTAR SINTIENDO ESTO…! HOY  ABANDONE EL REBAÑO… ALLA SE QUEDO JESUS CON UNOS POCOS… LOS QUE ACEPTARON SUS PALABRAS…Y YO AQUÍ ESTOY. ¿ES UNA TENTACION QUE ESTOY VIVIENDO O ES EL ESPIRITU SANTO QUE ME ESTA CAUSANDO ESTO…?

PASTOR 3: ESAS PALABRAS QUE JESUS ME DIJO HOY LAS HE ESCUCHADO ANTES. LAS HE LEÍDO…. PERO NUNCA LAS HE PREDICADO. ¿EN QUE PARTE DE LA BIBLIA ESTARA…? AHHH YA SE…! EN JUAN 6, 66… lo dice como sorprendido… y con angustia… ¿CÓMO… JUAN 6, 66? TIENE ACASO QUE VER ALGO ESTO CON EL ANTICRISTO? 6 6 6…. QUIERO LEER…. A VER…..!

Abre la Biblia y llega a Juan 6,66 y lo lee en voz alta… de manera que el público lo escuche…
Llega en el momento el PASTOR 1 con dos hermanos evangélicos más… (Procuran exteriorizar sus sentimientos según la trama espiritual que acontece en sus vidas)

PASTOR 1… HERMANO… NECESITO ALGUIEN CON QUIEN HABLAR.. TENGO UNA CRISIS POR DENTRO… ESE ENCUENTRO CON JESÚS DE HOY ME TIENE MAL… NUNCA PENSÉ QUE FUERA A DARLE LA ESPALDA A MI SEÑOR JESUCRISTO…!

PASTOR 3: PASA… PASA… YO ESTOY IGUAL…! JAMÁS ME HABÍA PASADO ESTO… ESTOY CONSULTANDO LA BIBLIA…! TAL VEZ ENTRE LOS DOS NOS PODAMOS AYUDAR….!

PASTOR 1… ESTABA LEYENDO ESTO… LEAN CON SUS PROPIOS OJOS Y ESCUCHEN CON SUS PROPIOS OIDOS… vuelve a leer Juan 6,66.
Luego dice…. VOY A LEER ANTES A VER DE DONDE VIENEN ESAS PALABRAS…… 

HERMANA ESPERADA: LEE ENTONCES DESDE  JUAN 6, 48-61…

HERMANO ESPERADA:  DAME…YO LO LEO….!. lee entonces el texto…

PASTOR 1: NO PUEDE SER…. ESTA ESCRITO… SI ACEPTO LA BIBLIA DEBO ACEPTAR ESTO TAMBIEN…. DEBO COMER A JESUS PARA PODER ESTAR CON EL… DEBO ACEPTAR SU PRESENCIA EN LA EUCARISTIA… LA IGLESIA CATOLICA SI LO HACE…OSEA…. QUE HAGO YO FUERA DE ELLA? ELLOS TIENEN LA RAZON…NO PUEDO SOPORTAR ESTO….!

HERMANO ESPERADO…:  Y ESO DEL 666.. NUNCA LO HABIA VISTO…JUSTAMENTE CAE CAPITULO 6, VERSICULO 66 LOS QUE NIEGAN A COMER A JESUS EN SU CUERPO Y SU SANGRE… ¿ACASO SON DEL 666 LOS QUE NO ACEPTAMOS Y NOS RESISTIMOS A COMERLE….? NO NO NO….! NO HAY OTRO CAPITULO EN LA BIBLIA QUE TENGA TANTOS VERSICULOS Y DIGAN JUSTAMENTE ESTO…NOSOTROS SOMOS ANTICRISTOS… SEGÚN INDICA ESTO…!

PASTOR 3: AHORA ENTIENDO TODO… CLARO… ¿ QUIEN MAS SINO EL MISMO ENEMIGO DE DIOS ME PUDO HABER ENGAÑADO TODA LA VIDA PARA  QUE YO PREDICARA QUE JESUS NO ESTABA EN EL PAN Y VINO DE LA EUCARISTIA.. DE LA SANTA MISA… Y QUE TODO ERA UN ENGAÑO DE LA IGLESIA CATOLICA, SIN SABER LE HE ESTADO SIRVIENDO AL MISMO DIABLO…ATACANDO A LA EUCARISTIA, A LA SANTA MISA…NO NO… ESTO NO LO AGUANTO MAS…

PASTOR 1… HERMANOS… DEBEMOS RECONOCER QUE ESTUVIMOS SIEMPRE EN EL ERROR… Y DEBEMOS PEDIR PERDON POR HABER HECHO TANTO DAÑO A LA UNICA IGLESIA QUE CREE QUE JESUS ESTA EN SU CUERPO Y SANGRE EN EL PAN Y EL VINO.. COMO EL MISMO JESUS HIZO EN LA ULTIMA CENA… CREO QUE TENDRE QUE HACERME CATOLICO, POR JESUS ESTOY DISPUESTO A HACERLO…

PASTOR 2… YO IGUAL…POR SER DISCIPULO SUYO ESTOY DISPUESTO A RENUNCIAR A LO QUE SEA…! DEBERIAMOS DARLE GRACIAS A LA IGLESIA CATOLICA POR HABER DEFENDIDO SIEMPRE LA PRESENCIA DE JESUCRISTO EN EL PAN Y EL VINO.

PASTOR 1: Y LO PEOR DE ESTO ES QUE LO CONSAGRAN HOMBRES QUE HAN SIDO CONSAGRADOS POR OBISPOS QUE TIENEN LA AUTORIDAD DE CRISTO POR SUCESION APOSTOLICA. A NOSOTROS EN CAMBIO NOS FALTA SER RECONOCIDOS Y ENVIADOS POR UN OBISPO… NO SOMOS LEGITIMOS…

HERMANO ESPERADO. ME HAGO TAMBIEN CATOLICO…! SOLO POR CONFIAR EN LA PALABRA DE JESUS…YO QUIERO COMER EL CUERPO DE CRISTO… QUIERO COMULGAR… HOY MISMO IRE A LA SANTA MISA…

PASTOR 3… DEBEMOS PRESENTARNOS ANTE EL SACERDOTE Y PEDIRLE NOS RECIBA EN LA EUCARISTIA PARA PODER COMER EL CUERPO DE CRISTO. NUESTRO SEÑOR ES MISERICORDIOSO Y SE APIADARA DE NOSOTROS…!

PASTOR 1…VAMOS…SE QUE DENTRO DE UNOS MINUTOS COMIENZA LA MISA EN UNA IGLESIA CERCANA AL TEMPLO DONDE YO SIRVO….

Cambia de escena y aparece un ambiente de eucaristía… el sacerdote en plena ceremonia cuando entran los pastores con los hermanos acompañándoles…
El sacerdote interrumpe y se acerca a recibirles…

SACERDOTE: BIENVENIDOS A LA CENA DEL SEÑOR, A LA SANTA MISA…

PASTOR 1: REVERENDO SACERDOTE…NOSOTROS VENIMOS HOY A INVOCAR EL PERDÓN DE DIOS POR HABER RECHAZADO COMER EL CUERPO DE JESUCRISTO Y HABER ATACADO SIEMPRE LA EUCARISTÍA…NOSOTROS SOMOS… (se presentan….) QUEREMOS SER DISCÍPULOS DE JESÚS… ¿QUÉ DEBEMOS HACER PADRE….?

SACERDOTE…. DEBEN DECLARAR SU ADHESION A LA SUCESION APOSTOLICA DICIENDO EL CREDO… ¿ESTAN DISPUESTOS?

PASTOR 3… SI… CON MUCHA ALEGRIA ESTAMOS DISPUESTOS.. QUEREMOS ESTAR EN LA CASA DEL  SEÑOR…EN LA IGLESIA QUE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO FUNDO…

SACERDOTE:…. DIGAN CONMIGO…COLOCANDO SU MANO SOBRE LA BIBLIA……

Poco a poco les va leyendo el CREDO y ellos le van repitiendo… al final el sacerdote les estrecha un abrazo a cada uno y todos le reciben con fuertes aplausos…y con vivas al Señor….! Los recién convertidos ocupan una de las bancas y el sacerdote prosigue invitando a tomarse de las manos y a iniciar el rito de la comunión con la siguiente oración….
ESTE ES JESUCRISTO, ELCORDERO DE DIOS QUE QUITA LOS PECADOS DEL MUNDO… DICHOSOS LOS INVITADOS A RECIBIRLE EN LA COMUNION…

TODOS:  SEÑOR, YO NO SOY DIGNO DE QUE ENTRES EN MI CASA, PERO…..

En el momento de comulgar el sacerdote se acerca a los recién convertidos y les da la comunión.
Luego…el sacerdote invita a todos a estar de pie para la oración final….

SACERDOTE: OH SEÑOR… QUE MANIFIESTAS TU PODER ENTRE LOS HOMBRES CON HECHOS PRODIGIOSOS Y DERRAMAS TU GRACIA ABUNDANTE A QUIENES TU MISMO ELIGES Y ESCOGES… HAS QUE EL CUERPO Y LA SANGRE DE TU HIJO JESUCRISTO UNA EN LA FE A TODOS QUIENES QUEREMOS ALABAR TU SANTO NOMBRE, POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO TU HIJO, QUE VIVE Y REINA CON EL ESPIRITU SANTO Y ES DIOS, CON LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, AMEN.

CANCION DE DESPEDIDA…. “TOMAD Y COMED” DEL GRUPO SON BY FOUR

¿Cómo es eso que Jesucristo está vivo en la Hostia Consagrada? ¿Quién inventó la Santa Misa?

(Diálogo inspirado en el encuentro 

entre el Etíope y Felipe en Hch 8, 26

ETÍOPEFelipe, ¿CÓMO ES ESO QUE JESUCRISTO ESTÁ VIVO EN LA HOSTIA CONSAGRADA? AHH, Y OTRA PREGUNTA… ¿QUIÉN INVENTÓ LA MISA? 

FELIPE: La Misa fue instituida por Cristo y su presencia en ella es real, no simbólica, como dicen en algunos sitios de culto no católicos. Esto lo encontramos en Mt 26,26-28Lc 22,19 y Mc 14,22-24y lo creemos firmemente porque Jesucristo dice la verdad y tiene todo el poder para hacer que lo que aparenta ser pan no sea pan sino su Cuerpo y lo que aparenta ser vino no sea vino sino su Sangre. Por ello, el valor y la  importancia tan grande que le da la Iglesia (1Cor 11,25-29). Después de la Resurrección los discípulos reconocen a Jesucristo en la fracción del pan (Lc 24, 13-35); esto es definitivo y fundamental para nuestra fe cristiana pues allí constatamos y somos testigos de que Jesús ha resucitado. San Ignacio de Antioquía (50-107 d. C., Eph 20,2) la llama Pan de los Ángeles, Pan del cielo, Medicina de Inmortalidad.

ETÍOPE: ¿Por qué en esos lugares de culto no católicos niegan que Jesucristo está allí presente?

FELIPE: Amigo Etíope, eso no es nuevo. En la misma Biblia podemos mostrar como el anuncio de la Eucaristía, al igual que el anuncio de la cruz escandalizó a muchos que eran discípulos de Jesucristo y por no aceptar comer su cuerpo y tomar su sangre dejaron de seguirle. Jesucristo se hizo piedra de tropiezo que causaría división y hoy mismo vuelve a ocurrir; unos creen que Él está vivo en la hostia consagrada y lo comen y otros lo niegan y lo adversan. Así vemos que en Jn 6,48-71, luego del anuncio de la Eucaristía, unos dan la vuelta atrás y otros se quedan con Jesucristo.

LA MISA DE LOS PRIMEROS CRISTIANOS[1]:

ETÍOPE: Sería interesante conocer qué hacían y creían los primeros cristianos. ¿Sabes algo de eso?

FELIPE: <<Canibalismo>> y <<sacrificios humanos>> eran acusaciones que se rumoreaban a menudo contra las primeras comunidades cristianas. Los primeros apologistas cristianos las recogieron con el fin de rechazarlas como chismes. Pero a través de las lentes distorsionadas de las habladurías paganas, podemos ver cuál era el elemento más identificable de la vida y del culto cristiano.

Era la Eucaristía la re-presentación del sacrificio de Jesucristo. La comida sacramental en la que los cristianos consumían el Cuerpo y la Sangre de Jesús. La distorsión de estos hechos de fe era la que guiaba las calumnias paganas contra la Iglesia: aunque es fácil de ver por qué los paganos malinterpretaban esos hechos. En la primitiva Iglesia se permitía asistir a los sacramentos únicamente a los bautizados, y a los cristianos se les disuadía hasta de hablar de estos misterios centrales con los no cristianos. Por eso, la imaginación pagana se disparó, alimentada por pequeñas briznas de realidad: <<esto es mi Cuerpo…éste es el cáliz de mi Sangre… Si no comen la Carne del Hijo del hombre y no beben su Sangre…>> Los paganos sabían que ser cristiano era participar en unos ritos extraños y secretos.

ETÍOPE: ¿Eso quiere decir que ellos predicaban y reconocían a Jesucristo al comer el pan durante la misa?

FELIPE: Así mismo, Etíope. Ser cristiano era ir a Misa. Esto era verdad desde el primer día de la Nueva Alianza. Apenas unas horas después de que Jesús resucitara de entre los muertos, se encaminó a compartir la mesa con dos discípulos. <<Tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. Y sus ojos se abrieron […] le conocieron al partir el pan>> (Lc 24,30-31.35).

San Pablo subraya la importancia de la doctrina de la presencia real y ve terribles consecuencias en no creer: <<todo el que come y bebe  sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio juicio>> (1Co 11,29).

La Didajé utiliza cuatro veces la palabra <<sacrificio>> para describir la Eucaristía y en una de ellas declara abiertamente que <<éste es el sacrificio del que habló el Señor>>[2]

ETÍOPE: Yo creo que debemos reconocer también que saben más de Jesucristo aquellos que fueron sus apóstoles y los primeros cristianos que nosotros después de dos mil años.

FELIPE: Es verdad. Por eso es tan importante conocer las raíces de nuestra fe cristiana para ser fieles a lo que creían y hacían los primeros cristianos y no estar dejándonos llevar por lo que alguien opine por ahí. Tengo otros datos históricos para mostrarte, Etíope. Presta atención:

Nuestro próximo testimonio de la doctrina eucarística de la recién nacida Iglesia viene también de Antioquía de Siria. Hacia el año 107 d. C., San Ignacio de Antioquía, obispo de Antioquía, escribió frecuentemente de la Eucaristía mientras viajaba hacia Occidente camino de su martirio. Habla de la Iglesia como <<el lugar del sacrificio>>[3]. Y a los de Filadelfia escribía: <<tened cuidado, entonces, de tener sólo una Eucaristía. Pues sólo hay una Carne de nuestro Señor Jesucristo, y un cáliz para mostrar en adelante la unidad de su Sangre; un único altar, como hay un solo obispo junto con los sacerdotes y diáconos, mis consiervos>>[4].

En su carta a la Iglesia de Esmirna, Ignacio arremete contra los herejes que, ya en aquella temprana fecha, estaban negando la doctrina verdadera: <<se mantienen alejados de la Eucaristía y de la plegaria, porque no confiesan que la Eucaristía es la Carne de nuestro Salvador Jesucristo>>[5]. Instruye a los lectores acerca de las notas de una verdadera liturgia: <<que sea considerada una Eucaristía apropiada la que es administrada por el obispo o por uno al que se lo haya confiado>>[6].

ORACIÓN: Amigo, te invito a que me acompañes haciendo esta oración:

“Señor, yo elijo ser del grupo de discípulos 

que aparecen en  Jn 6,68

quienes se quedan contigo 

y aceptan comer tu cuerpo y tu sangre; 

y no del grupo de Jn 6,66. 

Mi buen Jesús, yo no quiero marcharme de tu lado

 y estar tan próximo a  esos tres números (666) 

que curiosamente señalan 

al enemigo de todos los hijos de Dios.

Señor, sufro por quienes hoy, como ayer, 

niegan tu presencia real y verdadera en la Eucaristía; 

y en sus cenas de culto comen el pan, 

afirmando que tu presencia allí 

no es real, sino simbólica, 

cambiando en sus biblias las palabras 

“ESTO ES MI CUERPO; ESTO ES MI SANGRE”

por la expresión 

esto es COMO mi cuerpo…; esto es COMO mi sangre”

Señor, te pido perdón por quienes pecan 

contra el Espíritu Santo al calificar como engaño 

tu presencia real en la Eucaristía y también 

por quienes comemos tu cuerpo y tu sangre indignamente; 

no nos tomes en cuenta, Señor Jesús, este pecado. 

El hecho que narra Jn 6,66 

no es un hecho del pasado 

y no se quedó solamente en la Biblia; 

hoy se repite una y otra vez 

en quienes abandonaron la Eucaristía y ahora 

la enfrentan diciendo a otros que es mentira 

que Tú estás allí, vivo y verdadero. 

Aun son muchos los que dan la vuelta atrás 

y renuncian a ser tus discípulos. 

Yo, Señor, me quedo con Pedro y los doce Apóstoles,

quienes creen firmemente 

que sólo Tú tienes palabras de vida eterna 

y aceptan comerte de manera viva y verdadera 

en la Santa Misa (Jn 6,67-69), 

en ese pan celestial en el cual  

Tú te nos das como Cordero Inmaculado.

Señor, Tú que aclaraste la mente 

a los discípulos de Emaús, 

por medio de la fracción del pan (Lc 24,30)

ven y aclara la mente de aquellos 

que hoy dudan de tu presencia 

viva y verdadera en la Eucaristía. 

Jesús, al verte crucificado dando tu vida por nosotros,

comprendo que en la Eucaristía, 

memorial de tu Última Cena, estás entregándote. 

Antes de hacerlo en la cruz, 

lo haces en un trozo de pan y un poco de vino. 

Allí quiero estar, Señor, para comerte en ese pan y vino, y permanecer en unión íntima contigo”.

Señor Jesucristo, creo que tu palabra tiene poder 

y dices siempre la verdad; 

por eso cuando tú dices en la Última Cena: 

TOMEN, ESTO ES MI CUERPO… 
ESTA ES MI SANGRE…, 

no necesito estar viendo 

un trozo de carne o un poco de sangre real para creerte.

Como a Tomás el Apóstol, 

ven también a pronunciar sobre nosotros hoy 

aquella hermosa bienaventuranza de la fe: 

“DICHOSOS LQS QUE CREAN SIN HABER VISTO” 

(Jn 20,29).

Si tú dices que ese pan es tu cuerpo 

y que ese vino es tu sangre 

(Mt 26, 26-27Mc 14, 22-24Lc 22,19-20)

yo declaro que lo acepto diciendo AMÉN. 

Tus pedidos son mandatos para mi, 

y digo amén a que siempre hagamos en memoria tuya 

el sacrificio de comer y beber 

tu cuerpo y tu sangre (Lc 22,19) 

justo para la remisión de nuestros pecados 

y entrar en comunión íntima contigo. 

Señor, tus sentencias son admirables y me estremecen: “El que me coma vivirá por mí” (Jn 6,57); 

“Les aseguro, si no comen la carne del Hijo del Hombre 

y no beben su sangre, no tendrán vida en ustedes” 

(Jn 6,53), Amén.


Si deseas ampliar más información puedes visitarnos en TEMAS DE INTERÉS

o en nuestra biblioteca virtual de HF-VIDEO/Eucaristía

Eucaristía, ¿presencia real o simbólica de Cristo?

La Eucaristía

Catequesis virtual – Pbro. Didier

(1/3)


(2/3)


(3/3)


La Eucaristía es bíblica

Dr. Fernando Casanova


Ante el Santísimo Sacramento del Altar, 
Salvador Gómez. Predicador Católico.
(Parte 1)

(Parte II)


(Parte III)


(Parte IV)


La Eucaristía, científicamente comprobada.

Ricardo Castañon


La Misa es el lugar de la Biblia

Scoth y Kimberly Hahn


La Misa en la Biblia o la Biblia en la Misa

Scoth Hahn

La Eucaristía, presencia real de Cristo

Frank Morera


La Eucaristía y la Virgen María
Santa Madre Teresa de Calcuta

Lo que oc


Lo que ocurre en la Santa Misa

Catalina Rivas

El Gran Milagro

(Película)


La Santa Eucaristía

Pbro. Luis Toro


(2/7)


(3/7)


(4/7)


(5/7)


(6/7)



 

(Parte 1)

(Parte II)


(Parte III)


(Parte IV)


La Eucaristía, científicamente comprobada.

Ricardo Castañon


La Misa es el lugar de la Biblia

Scoth y Kimberly Hahn


La Misa en la Biblia o la Biblia en la Misa

Scoth Hahn

La Eucaristía, presencia real de Cristo

Frank Morera


La Eucaristia y la Virgen María
Santa Madre Teresa de Calcuta

La Santa Eucaristía

Pbro. Luis Toro


(2/7)


(3/7)


(4/7)


(5/7)


(6/7)