Etiqueta: Matrimonio

El Sacramento del Matrimonio.

Pbro. Héctor Pernía, mfc

El matrimonio tiene su origen en Dios;

(184) visitemos ahora la Biblia y dejemos que la Palabra de Dios sea quien nos transforme el propio modo de pensar y actuar[1]:

  • Es ordenado por Dios (cf. Gn 1,28; Gn 2,18; Tb 8,5-7; Mt 19,6).
  • Es análogo a Cristo y su Iglesia (cf. Ef 5,21-23).
  • Dos en una sola carne (cf. Gn 2,23-24; Mt 19,3-6; Ef 5,31).
  • Los cónyuges deben respetarse mutuamente (cf. 1Cor 7,4; Ef 5,21-25; Ef 5,33; Col 3,18-19).
  • La unión es santa (cf. 1Cor 7,13-14; Ef 5,25-26).
  • Para la procreación de hijos (cf. Gn 1,28).
  • La continencia es buena por períodos breves (cf. 1Cor 7,1-5).
  • Los hijos son una bendición de Dios (cf. Gn 24,60; Gn 30,1-3; Sal 127,3; 1Sam 1,6; Lc 1,25).
  • El divorcio no está permitido (cf. Mt 5,32; Mt 19,9; Mc 10,2-12; Lc 16,18; 1Cor 7,10).
  • La muerte disuelve el matrimonio (cf. Rm 7,2; 1Cor 7,39).

Indiferencia y oposición frontal al Sacramento del Matrimonio. 

(185) a. En los países donde se acostumbraron a las uniones transitorias, a rechazar el Sacramento del Matrimonio y la fidelidad conyugal entre hombre y mujer; donde las leyes comenzaron a promover y a aprobar pecados de inmoralidad como la ideología de género, el falso ‘matrimonio gay’, el homosexualismo, lesbianismo, los transexuales, los bisexuales e intersexuales, el adulterio, y el adoptar mascotas en lugar de engendrar hijos o el tratar a los hijos como si estos fueran mascotas, se ha visto reducirse drásticamente el nacimiento de niños y el relevo poblacional.

b. Aunque las leyes de hombres intenten borrarle su calificativo de pecado a esas nocivas desviaciones, esas leyes sólo representan a la pequeña minoría que las impuso. Tales prácticas seguirán siendo pecados.

c. En ese tipo de generación ya no se sabe que es realmente lo bueno y lo malo. El caos y la confusión moral se expande tal cual epidemia; apenas unos pocos pretenden someter su propio derrumbe moral a las mayorías mediante el apoderamiento de las leyes; el desprecio y la descalificación hacia los cristianos se erige en hostil dictadura; el egoísmo se convierte en el principal mandamiento a vivir. Todo lo de Dios lo invierten; y los más vulnerados, afectados e indefensos, son siempre los niños.

d. Son sociedades que se auto envejecen progresivamente y se mueren en el pasar de pocos años por oponerse a dejar descendencia. No es necesaria una guerra con un enemigo foráneo que les extermine los habitantes; esas mismas naciones y esos pueblos con sus leyes pro-antojos-de-adultos y anti-niños se auto aniquilan.

El adulto que devalúa el matrimonio, se auto devalúa.

(186) ¡Cada vez se va volviendo menos humano! Los adultos, y no los niños, son los que ocupan puestos de poder. En estos últimos tiempos, han acelerado la aprobación de leyes y de modos de vida que amenazan con disolver el valor de la familia, alterar la naturaleza y el concepto del matrimonio, que pisan los derechos y la vida de los niños; y pretenden imponer a toda la sociedad, de manera intolerante, las pasiones e instintos de unos pocos. Lo animal y lo depravado lo exaltan y liberan, y lo humano y más indefenso lo amordazan y destruyen. ¿Y la Iglesia? ¡Censura con ella! ¡De broma y apenas la dejan hablar dentro de las sacristías!

Herodes se ha multiplicado en políticas y políticos pro-aborto.  

(187) a. Es paradójico encontrar grupos supuestamente ecologistas derramando lágrimas de cocodrilo por salvar un perro, un gato, o una rama de un árbol; y al mismo tiempo, arremetiendo violentamente contra personas que públicamente denuncian el aborto. ¡Mundo al revés!

b. ¿No tienen más importancia los niños que los animales o las plantas? ¿Qué son las leyes pro aborto y el reemplazo de niños por mascotas, sino nuevos Herodes disfrazados de defensores de derechos, que pretenden el perverso plan de hacer desaparecer de la sociedad los recién nacidos y así organizar un mundo acomodado a complacer los mezquinos y egoístas deseos de un reducido grupo de personas? Las tinieblas invaden el mundo para convertir en asesina a toda una sociedad en su conjunto.

La aniquilación de la familia es el comienzo de la ruina para cualquier nación.

(188) a. Dice en la Palabra de Dios: “Cada uno es tentado por su propio deseo que lo arrastra y lo seduce; el deseo concibe y da a luz el pecado; el pecado crece y, al final, engendra la muerte” (Stgo 1,14-15).

b. El demonio ha desatado su furor seduciendo y controlando a los líderes de las naciones hasta lograr que legalicen pecados anti-familia, anti-niños, con parámetros que pretenden influir y conducir el futuro y la conducta de todas las personas. Han pervertido a muchos hijos de Dios desviándoles la conciencia; les han hecho creer que las obras del mal que hacen son buenas porque las aprueba, las ampara y las defienden las leyes de sus gobiernos.

c. Tales pueblos y jefes de Estado han de detener su ciego, pero no irreversible camino al abismo; han de evaluarse en el espejo de otros centros de poder que en el pasado, a partir de su depravación moral y su desafío a Dios, vieron el comienzo de su propia caída y derrumbe. En el imperio romano, por ejemplo, el homosexualismo, la depravación moral y el asesinato de niños alcanzó a penetrar y establecerse en los modos de vida y en los dictámenes de sus propios emperadores. Tal descomposición se convirtió, con el tiempo, en la causa de su propia caída.

d. El arrepentimiento del rey y el llamado a la conversión a toda la población, trajo la salvación y el perdón de Dios a la ciudad de Nínive (Jon 3,3-10). Hoy también la puede traer a cualquier nación que se aparte de sus caminos del mal convertidos en ley y costumbre de todos.

e. La historia es como una maestra y esto enseña: los pueblos que se hacen enemigos del nacimiento y de la sana educación de los niños son luego invadidos y dominados por otros pueblos. Los prudentes corrigen y triunfan, mientras los necios se hunden con el peso de sus propios tropiezos.

Padre y madre: dos escudos en manos de Dios para proteger y bendecir los niños.

a. El matrimonio, según el plan de Dios, es una sabia y hermosa iniciativa divina para proveerle de protección a los niños desde el mismo momento de su gestación y durante su crecimiento hasta que puedan valerse por sí mismos. Allí está la cuna de la supervivencia de la sociedad; de allí vendrán futuros buenos cristianos y honrados ciudadanos.

b. Para muestras de prueba: María y José con el niño Jesús ante las locuras que cometió el rey Herodes para eliminarlo. ¿Qué habría sido del niño Jesús de no haber sido por María y José? ¿Qué habría sido de María y el niño Jesús solos sin José? O, también: ¿Qué habría sido de Andrea Bocelli, el virtuoso y reconocido cantante italiano, si su mamá hubiese llevado a cabo el plan que tenía de abortarlo? Recuerda y cuenta tus propios casos conocidos.


[1] CONCORDANCIA DOCTRINAL CATÓLICA, “Confirmación”, en «e-Sword, en «Matrimonio».


NOTA: te invitamos a nuestra biblioteca de video, y podrás conocer lo que enseñan los más importantes apologetas del momento:

HF-VIDEO / Matrimonio

Nos consagramos en Matrimonio para que Dios sea la roca firme de nuestro amor.

(Diálogo inspirado en el encuentro 

entre el Etíope y Felipe en Hch 8, 26)

ETÍOPE: ¡Sabes qué, Felipe! Mi papá y mi mamá tienen años viviendo juntos, pero ellos no se han casado por la Iglesia. Dicen que eso no lo necesitan; que eso no hace falta.

FELIPE: El matrimonio tiene su origen en Dios, quien al crear al hombre lo hizo una persona que necesita abrirse a los demás, con una necesidad de comunicarse y que necesita de compañía. “No está bien que el hombre esté solo, hagámosle una compañera semejante a él (Gn 2,18). “Dios creó al hombre a imagen de Dios, lo creó varón y mujer, y los bendijo diciéndoles: procread y multiplicaos y llenad la tierna” (Gn 1,27-28).

ETÍOPE: Mi mamá le dijo a papá para casarse por la Iglesia; pero él le contestó que no, que las cosas se hacían a su manera. A mí no me gustó esa forma de responderle a mamá.

FELIPE: Habría que ver si tu papá es o no discípulo de Jesucristo. El discípulo hace las cosas a la manera de Cristo y no a su propia manera (Mt 19,6Ef 5,23-33). El amor es hermoso, pero es frágil; no obstante es la columna vertebral de la relación de un hombre y una mujer que desean por toda la vida permanecer unidos en matrimonio. No se confían a sí mismos la garantía de la durabilidad en la relación porque saben que son humanos y fallan; por eso se consagran y le piden a Dios a través del Sacramento que su GRACIA sea la que los proteja siempre unidos y en fidelidad. Aunque son adultos, viven aún como niños dependiendo de Dios, su apoyo y su seguridad.


Si deseas ampliar más información puedes visitarnos en TEMAS DE INTERÉS

o en nuestra biblioteca virtual de HF-VIDEO/Matrimonio

Matrimonio

Éxito en el noviazgo

Pbro. Jorge Löring

(Parte 1)


(Parte 2)


(Parte 3)


(Parte 4)


Comprometidos para Casarse por la Iglesia
MissionChurhBoston

El Sacramento del Matrimonio

Catecismo de la Iglesia Católica


¿Qué es el Sacramento del Matrimonio?

Firmes en la fe


Sacramento del Matrimonio. Familia y Misión

Martín Valverde


El Matrimonio

Martín Valverde


El anillo es para siempre